Las Cosas De Altisidora

Todas estas malandanzas te suceden, empedernido caballero, por el pecado de tu dureza y pertinacia; y plega a Dios que se le olvide a Sancho tu escudero el azotarse, porque nunca salga de su encanto esta tan amada tuya Dulcinea, ni tú la goces, ni llegues a tálamo con ella, a lo menos viviendo yo, que te adoro.

Sin palabras 19/05/2010

Elvira, tú ya lo has dicho todo en El País: PERIODISTAS

Esto va por todos mis compañeros de la promoción 1997-2001 de Periodismo de la, por entonces, Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad de Sevilla; por todos los compañeros con los que compartí redacción siendo becaria aquel verano del 2000 en ABC de Sevilla; por los compañeros que también tuve, un año entero, en El Correo de Andalucía; por la redacción de Odiel Información de 2004; por las amigas periodistas que tengo; por los conocidos que deseaban ser plumillas y lo lograron; por los estudiantes actuales de periodismo y por los que tienen que venir; por los periodistas retirados; por los que ven peligrar sus puestos de trabajo; por los que tienen auténtica vocación; por mi, periodista por vocación y titulación.

ÁNIMO que, como decía William Wallace, podrán quitarnos la vida (en este caso, nuestra pasión, que es nuestro trabajo como periodistas) pero lo que nunca nos podrán quitar es la libertad (de luchar por una profesión hermosa, nuestra libertad de opinión y de ejercer la libertad de información, de expresarnos).

Anuncios
 

Buenos recuerdos, grandes amigos 16/03/2010

Ayer vi una vieja foto (bueno, las hay más vieja, aquélla era sólo de 2006) cargada de muchos recuerdos. En la foto salían 4 chicas, cuatro amigas inseparables durante 4 años de carrera que celebraban esa noche una cena-reencuentro de amigos y compañeros de la facultad. Aunque ellas se seguían viendo antes (y después) de ese diciembre de 2006, pero no las cuatro juntas, a la vez, todas para una, como aquellos maravillosos años que fueron de 1997 a 2001.

Cuatro chicas sonrientes y felices, como si el tiempo se hubiera detenido antes de aquel veintitantos de junio de 2001 cuando se acabó la universidad y empezaba la vida adulta. Menuda nochecita la de la graduación. Fue un día maravilloso, inolvidable, pero, a la vez y paradójicamente, triste. Era el final de vernos a diario, de los trabajos de la facultad, de salidas nocturnas, de fiestas universitarias. Nos chocábamos de frente con la realidad, con lo que sería nuestra vida una vez que creces, porque el día en que realmente te das cuenta de que has crecido es el día en que te gradúas. Al menos para mí fue así.

Y esas cuatro chicas sonrientes representan a todo un grupo de amigos con el que compartí muchas risas, muchos trabajos, salidas nocturnas, cines, cafés, apuntes…Y hoy queda el recuerdo, o más bien los recuerdos, que a veces parecen tan cercanos que siento que ocurrió ayer y no hace ya una década o más en algunos casos.

Poco antes de ver esa foto de gratos recuerdos le hice a una de ellas un comentario vía Facebook recordando una vieja anécdota y mi amiga me preguntaba: “¿Aún te acuerdas de aquello?”. Por supuesto que me acuerdo, amiga, es mi vida, sois parte de mi vida, son mis recuerdos y nunca olvidaré los momentos que vivimos juntos. Esos recuerdos son más fuerte que cualquier cosa y nada ni nadie los borrará jamás porque ocupan demasiado espacio en mi corazón como para olvidarlos.

Recuerdo aquella cena-reencuentro, y la mini-quedada un año después de los más fieles (Marta, Marisa, Meli, Alfonso, Antonio y yo). Recuerdo nuestra graduación, las fiestas previas al viaje de fin de curso, recuerdo cumpleaños de Marta en su casa, recuerdo salidas nocturnas en diciembre y en enero y en cualquier mes del año. Recuerdo aburridísimas clases pasando el tiempo sentados en dos filas: nosotras delante, ellos detrás. Recuerdo el buscaminas y los posters heavys y de las ‘pepis’. Recuerdo barriladas, cursos de fotografía, escapadas al centro, la Parrapa y el Atlético Guirigay (el mejor equipo de fútbol del planeta). Recuerdo a Rigodón y a Willy Fogg (jeje). Recuerdo por qué el coyote nunca cogió al correcaminos e idas de olla varias. Recuerdo Praga (¿cuándo nos vamos?).

Lo bueno del recuerdo es que siempre te quedas con los buenos, mientras los malos se esfuman o, al menos, se difuminan y no resultan ser tan malos. De cualquier forma, lo malo también forma parte de aquella época: esas cosas también nos hicieron madurar y crecer, ser quiénes hoy somos y lo que seremos en el futuro. Pero no quiero recordar ahora lo malo, sino lo bueno.

Es cierto que la Universidad puede ser la mejor época de tu vida, aunque la actual no está nada mal (gracias pequeño), y por esa razón nunca la olvidaré y siempre estareis en mi mente y en mi corazón. Y ojalá pudiésemos vernos más, pero la vida es la vida y tiene estas cosas. Yo seguiré pensando en vosotros y esbozando una sonrisa o, directamente, una carcajada, cuando os recuerde.

Os quiero chicos.

With a little help from my friends

 

Preocupaciones 03/02/2010

Hoy estoy preocupadísima por el futuro de este país, de sus 4 millones de parados y los que tengan que venir, porque Aznar y Rato nos dejaron una herencia económica de mierda (sin contar Irak, las mentiras del 11M, el Yak42, las Azores…) y ahora se dedican a echarle la culpa a ZP cuando ellos fueron los que vendieron nuestras almas al diablo (aunque ZP es innegable que lo hace de puta pena), porque eso de que nos comparen con Grecia da miedo, aunque más miedo da que nos comparen con la Argentina previa al ‘corralito’-

Porque no podremos tener niños (qué futuro vamos a darles?), porque no tendremos vejez (nos moriremos de pena y de hambre antes), porque nos engañaron: ve a la Universidad, fórmate…y acabarás siendo un simple mileurista aunque, eso sí, sobradamente preparado. Y porque somos la primera generación que viviremos peor que nuestros padres…ellos pudieron comprarse casas y coches, algunos incluso tienen una segunda residencia, se jubilarán con buenas pensiones…y nosotros, ¿qué?

Porque en la UE y en el mundo rico en general nos llaman ‘PIGS’ despectivamente, claro, pasando de ser ‘el milagro español’ a quien pone en riesgo la estabilidad de la Unión. Y a ver cuánto tardan en echarnos de la UE y qué será de nosotros entonces (¿volverá nuestra peseta?). Porque el FMI pide rebajas en los salarios en el país del “Primer Mundo” con los sueldos medios más bajos…¡¡que se lo bajen a su p#@% madre!!

Y sí que debería haber rebajas en los salarios, pero a quien deberían bajárselos es a los políticos, los controladores aéreos  (que encima rompen las negociaciones porque es que cobrar lo que un español normal no ganaría ni aún si viviera 10 veces no les da para comer a los #@&$/# (prefiero no decir lo que pienso, no sea que me denuncien por atentar contra el honor de estos señores), los funcionarios a los que SÍ se le suben los sueldos (y tienen puestos vitalicios, cobran pensiones íntegras…), a los militares, a los banqueros, a los especuladores inmobiliarios, a los futbolistas y deportistas de élite (de los que ganan millones me refiero) en general, al rey y su familia, que se llevan un pico de los presupuestos y segurísimo que podrían vivir con mucho menos o, mejor aún, con la herencia menorquina que han recibido y que podrían haber donado a las arcas del estado, para beneficio de todos los españoles a los que siguen sin preguntarnos si no preferiríamos otra forma de gobierno democrático que no provenga del siglo XVIII y que NO era la forma en la que los españoles estábamos gobernados legalmente antes de la dictadura. Que rebajen las pensiones vitalicias de los políticos (¿8 años en el gobierno y a cobrar sueldazo de por vida?: muchos podrían tomar ejemplo de Rodríguez Ibarra, renunciar al sueldazo y trabajar como hacemos, o intentamos, todos). Que multen a los empresarios que no dan sueldos competitivos a sus empleados, a los que defraudan, a los que hacen chanchullos para ganar más a costa de putear más y mejor a sus empleados, a los que no inviertan en España y a los que se vayan a China o similares a contratar niños por 1 € la hora…

A lo mejor así nos iría mejor, y sin necesidad de subir la edad de jubilación (y conste que no me parece mal porque, de no hacerlo, no sé de dónde pensamos cobrar mañana los treintañeros de hoy), los impuestos, el IRPF y todo lo que se nos ocurra, sin necesidad de abaratar el despido ni todas esas cosas que, al final, sólo afectan a la clase media y trabajadora española, que cada vez es menos media y más pobre.

Qué país…

 

You 02/08/2009

Filed under: Música — altisidora @ 12:33
Tags: , , , , , , ,

Ten Sharp fue un grupo holandés (que cantaba en inglés) que creó, allá por el lejano 1991, el hit ‘You’, número uno en varios países europeos y, a día de hoy, tema frecuente en M80 y Kiss FM.

Ayer, mientras iba en mi coche camino del punto de encuentro con unos amigos, sonó y me trajo recuerdos de preadolescencia (en 1991 yo tenía apenas 13 años) y también, por qué no, de épocas posteriores como, por ejemplo, la Universidad. La época preferida de mi vida (aunque la actual no está nada mal y parece, además, que promete…).

 

A pesar de la distancia aún escucho tu voz, vuestras voces, a lo lejos 08/02/2009

( publicado el 20 de octubre de 2008 )

Ayer leí, a través del blog de mi pululante ser preferido, el interesante mensaje que le dejaba otra de nuestras amigas de la facultad y me hizo pensar, y mucho, en la verdad de sus palabras.

Meli ha dejado constancia por escrito algo que todos (me refiero a mi grupo de amigos de la facultad) sabemos pero parece que ninguno se ha atrevido a decir en voz alta: estamos muy lejos, y no es sólo distancia física, que eso es lo de menos, sino lejos en el sentido de que nuestras vidas son, prácticamente, desconocidas ya para el resto.

Es una pena, porque hace 7 años éramos inseparables: las personas con las que más tiempo pasábamos al cabo del día. Lo conocíamos todo, pormenorizado, unos de otros. Y de pronto…la vida, que dicen que es eso que te pasa mientras tú estás planeando otra cosa (qué curioso, porque parece ser que lo dijo John Lennon). Terminamos la facultad y cada uno se enfrentó al futuro que se abría paso ante nosotros cómo y dónde pudo. Unos con más suerte, otros con menos, pero, al fin y al cabo, cada uno siguió su camino. Como debe de ser, ¿no?: son sólo eso: cosas de la vida.

Y mientras tanto nos enfrentamos a retos profesionales, a frustraciones porque el periodismo nunca termina siendo lo que soñabas (y es que Woodward y Bernstein hicieron mucho daño con su apasionante vida profesional mientras que el resto nos conformamos con lo que podemos), a relaciones que funcionan, otras que no funcionan y algunas que son de ida y vuelta o en dos tiempos, a traslados para buscarse la vida y el futuro, a nuevos amigos, a pérdidas de todo tipo, a nuevas y “mejoradas” frustraciones, crecemos, maduramos…nos alejamos.

Entonces todo era tan fácil, tan bonito: nos teníamos unos a los otros, y si uno lloraba, el resto estaba ahí, para cambiar eso; nos enfadábamos y reconcialiábamos, porque son cosas de postadolescencia; salíamos, mucho, dormíamos poco, estudiábamos de vez en cuando, jugábamos al buscaminas por las tardes en casa de Carlos, oíamos las historias de Juanma y sus “pepis”, Alfonso y yo hablábamos de música negra, Meli hacía gala de su salero gaditano, Marisa de su dulce inocencia que hacía que a la mayoría se nos cayese la baba con ella, Monti y su música (y todo lo demás), Javi y Raúl, el Sevilla, el Madrid y sus historias, David, ese gran desconocido, Jose y Rafa, nuestros cordobeses preferidos…y Marta, no me olvido de tí, sólo te dejo para el final porque tú, para mí, eres, simplemente, Marta: la amiga, la única de nosotras 4 de la que apenas me he alejado. Gracias a Dios, al menos logré conservar a una de las 3, porque, de lo contrario, ahora estaría perdida.

Meli, quizás estemos separados, pero yo aún soy capaz de oir vuestras voces a lo lejos, de escuchar vuestras risas, que retumban en mi cabeza haciéndome recordar viejos, y buenos, tiempos. Porque vosotros me disteis la mejor época de mi vida, al menos hasta la fecha. Y por eso siempre estareis en mí, formais parte de mi, de mil formas diferentes, en mayor o menor medida, pero jamás saldreis de mi corazón. Por muy lejos que parezcamos estar.

De cualquier forma, eso siempre puede arreglarse: cuando entre las personas se estableció en el pasado un vínculo poderoso, como es el de la amistad, nada es insalvable y mucho menos la distancia porque, en este caso, nunca será el olvido. Al menos yo lucharé por ello. Y espero que me ayudeis.

Un beso…os quiero.

 

“¡Niebla, Niebla!”

( publicado el 2 de septiembre de 2008 )

Antesdeayer empecé a leerme “Niebla” la nivola por excelencia de Unamuno (con permiso de “San Manuel Bueno, mártir”) y apenas he leido 8 capítulos y ya no hago más que pensar en Augusto Pérez y Eugenita la pianista.

Hace un par de años estuve, en octubre, en Salamanca, donde lo que más me gustó fue pasear por la rectoría que don Miguel habitó y recorrió durante años. Allí, en la que fue su casa, conocí buena parte de su amarga historia:

Proclamó la República en Salamanca 2 días después de ser elegido concejal aunque 4 años después afirmó sentirse desencantado con todo, incluido el Gobierno y Azaña.

Luego, al iniciarse la guerra civil, apoyó a los sublevados porque defendían la civilización occidental y la tradición cristiana. Pero no contaba con el asesinato, a manos del ejército franquista, de muchos de sus amigos salmantinos, así como con el encarcelamiento de otros muchos. Pidió clemencia a Franco, pero fue inútil: a las dictaduras no les interesan los intelectuales, sus mayores estorbos en su lucha hacia el poder y la megalomanía más absoluta.

Así que Unamuno se arrepintió públicamente de haber apoyado a los sublevados y durante el acto de apertura del curso académico un 12 de octubre de 1936 se produjo otra de tantas infamias que contra escritores cometió el Régimen: la señora esposa del “Generalísimo”, Carmen Polo, sacó “amablemente” al rector del Paraninfo de la Universidad y, acto seguido, la corporación municipal, en un acto vil, cobarde, repulsivo, bajo, tremendo…expulsó a Unamuno. Posteriormente, el propio Franco firmó también el decreto de destitución de Unamuno como Rector de la Universidad de Salamanca.

Todos esos acontecimientos lo sumieron en la más absoluta tristeza y desolación que lo atormentaban durante los meses que duró su arresto domiciliario…hasta que murió el 31 de diciembre de aquel mismo año 36, que también se llevó por delante la vida de Lorca.

Toda aquella historia me conmovió y, de paso, convirtió a Unamuno en uno de mis grandes héroes de la intelectualidad nacional. De ahí que ahora le rinda mi particular homenaje a través de este post y con la lectura de “Niebla”.

Por cierto, aún hoy nadie en la ciudad castellano-leonesa le ha restituido a Unamuno el honor perdido devolviéndole, a título póstumo, su acta de concejal ni la rectoría vitalicia de la Universidad de Salamanca. Otra de las grandes vergüenzas de la Historia de este nuestro país.

Para la historia:
“Venceréis, pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta; pero no convenceréis, porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta: razón y derecho en la lucha.” (Unamuno a las palabras de Millán Astray de “¡Muera la inteligencia!”).