Las Cosas De Altisidora

Todas estas malandanzas te suceden, empedernido caballero, por el pecado de tu dureza y pertinacia; y plega a Dios que se le olvide a Sancho tu escudero el azotarse, porque nunca salga de su encanto esta tan amada tuya Dulcinea, ni tú la goces, ni llegues a tálamo con ella, a lo menos viviendo yo, que te adoro.

Y 12 años después ¡lo logramos! 08/02/2009

El Betis no ganaba en el Sánchez Pizjuán desde el 22 de diciembre de 1996. Lo recuerdo perfectamente: 0-3 y hasta un villancico le dedicaron a los palanganas. Día de la Lotería de Navidad…y nos tocó a nosotros. Tenía 18 años recién cumplidos, y por entonces era bética de las de carné. Aquella temporada fue grande, muy grande: vencimos al eterno rival en su estado (y con mucha guasa), acabamos terceros en la Liga y jugamos una infame final de Copa del Rey que perdimos ante el Barça. Después de aquella campaña 1996/97 nunca volví a ser socia…pero eso es otra historia.

Aquel fue el partido de Alexis, Olías y Alfonso. Y el año de Finidi, qué grande era.

Y ayer, doce años después de aquella gesta, volvimos a ganar: esta vez Sergio García y el hijo pródigo (el Betis es club de hijos que vuelven) Oliveira hicieron el milagro. El beticismo volvió a soñar y el equipo a ilusionar. Y es que ganar un derbi no es comparable a ganar cualquier otro tipo de partido. Es especial, porque significa que, cada vez que discutas con tu vecino palangana de fútbol, podrás terminar con un elocuente “Sí, pero os ganamos en vuestra casa”. Y ahí termina, automáticamente, la conversación.

Mucho tiempo ha pasado…esperemos que no tengamos que esperar otros doce años para ganarle al Sevilla en su casa.

Anuncios