Las Cosas De Altisidora

Todas estas malandanzas te suceden, empedernido caballero, por el pecado de tu dureza y pertinacia; y plega a Dios que se le olvide a Sancho tu escudero el azotarse, porque nunca salga de su encanto esta tan amada tuya Dulcinea, ni tú la goces, ni llegues a tálamo con ella, a lo menos viviendo yo, que te adoro.

Versionando los éxitos de otros 01/09/2010

Otra variedad en lo que a covers (homenajes, versiones…) se refiere, es coger un éxito de otro grupo y/o cantante (a veces, su único éxito) y hacer tu reinterpretación del mismo intentando, quizás, tener tanta o más suerte que su intérprete original.

En este caso, siempre es importante pasarlo por el tamiz de tu propio estilo musical, imprimiéndole tu propio sello y, así, ser reconocido por haber hecho algo nuevo a la vez que rendías tributo a alguien.

Guns N’ Roses y temazos rock

La banda californiana de Hard Rock, con más de 110 millones de álbumes vendidos en el mundo y algunas de las canciones rock más importantes de finales de los 80 y principios de los 90 en su haber (Sweet Child O’Mine, Welcome To The Jungle, Paradise City, Patience, Don’t Cry, You Could Be Mine…), también sentía predilección por el versionado y así lo hizo en varias ocasiones.

Primero grabaron una interesantísima versión de “Knockin’ On Heaven’s Door” de Bob Dylan, que se incluyó en la BSO de la película “Días de Trueno” de Tom Cruise. Esta versión se hizo tremendamente famosa, tanto que la incluían en su repertorio en vivo con frecuencia e incluso la llegaron a interpretar en el concierto-homenaje (20 de abril de 1992) a Freddie Mercury tras la muerte del inolvidable cantante de Queen.

Posteriormente, grabaron un cover de “Live And Let Die”, de Paul McCartney, que siempre fue el Beatle más cañero (si no, escuchad “Helter Skelter”, tristemente conocida porque fue la presunta inspiradora del asesinato de Sharon Tate a manos de la familia de Charles Manson).

En 1993 la banda, previo a la deblace final, grabó el disco “The Spaghetti Incident?” formado totalmente por versiones de temas punk y glam de finales de los 70 y principios de los 80, con la excepción del primer single, “Since I Don’t Have You”, original de 1959 del grupo The Skyliners.

En este álbum incluyeron versiones de The Stooges, The Misfits, The Sex Pistols o New York Dolls, entre otros.

En 1994, tras el despido de Gilby Clarke (sustituido por un amigo de Axl Rose) grabaron una versión de uno de los grandes temas de The Rolling Stones, “Sympathy For The Devil”, que se incluyó en la BSO de “Entevista Con El Vampiro” y que se escuchaba en la memorable escena final de la película desde la radio del coche.

Después de la BSO de la película de Neil Jordan, la banda, en su formación original, fue disolviéndose poco a poco. Para muchos treintañeros de hoy en día, será uno de nuestros grandes referentes musicales, como los Rolling o los Beatles para nuestros padres.

A Marilyn Manson le gusta el tecnho

Ya de entrada tengamos una cosa clara: un tío que crea su nombre artístico a partir de los nombres de la actriz suicida Marilyn Monroe y el asesino Charles Manson muy normal no tiene que ser. Y si a eso le sumamos cierta leyenda urbana que dice que salía en “Aquellos Maravillosos Años”…apaga y vámonos. Bueno, todo eso y que da un miedo que espanta, aunque, al parecer, hay ‘tías buenas’ en Hollywood a las que le pone el Manson, algo tendrá cuando Rose McGowan, Dota Von Teese o Evan Rachel Wood han caido rendida ante ¿sus encantos?

A pesar de todo es, según los especialistas de Hit Parader, el 44 en la lista de los 100 mejores vocalistas de metal de la historia. Y tiene fans, muchísimos fans. Vamos, que son legión.

Pues bien, su primer éxito fue una versión de Eurythmics, el grupo de Annie Lennox. Concretamente fue “Sweet Dreams”, el mayor éxito del grupo original y en una versión, por supuesto, oscura y gótica, como es él…

En 2002 Marilyn Manson publicó una versión de “Tainted Love”, canción de 1964 de Gloria Jones y popularizada por Soft Cell, probablemente su único éxito.

El cover de Manson fue single de la BSO de la película “Not Another Teen Movie” (parodia de las películas de adolescentes e institutos norteamericanas).

Y, por último, nuestro gótico preferido versionó, en 2006, uno de los grandes éxitos de Depeche Mode, “Personal Jesus” (original de 1984), sin hacer grandes variaciones al original, excepto en ciertas distorsiones de guitarra.

Anuncios
 

Me gusta el Gospel 16/02/2009

Me gusta el Gospel. Y mucho. Tanto, que uno de mis sueños es ir a misa en algún suburbio de Nueva York donde un maravilloso coro de Gospel haga de enlace directo entre Dios y mi espíritu. O, simplemente, me emocione. Porque soy de las que se le pone la piel de gallina escuchando la fuerza y el sentimiento de Nessum Dorma o de alguna versión de Amazing Grace.

[Yolanda Adams – Amazing Grace]

Surgido en las iglesias afroamericanas en el siglo XVIII, se hizo popular a partir de 1930 y alcanzó su punto álgido en los 40, cuando traspasó los escenarios puramente religiosos para llegar incluso a espectáculos ‘paganos’.

Se caracteriza por la utilización de coros llenos de armonía sobre los que destaca una voz principal a capella y, en la actualidad, por el acompañamiento musical con guitarras y bajos eléctricos e incluso tambores. Grandes de la música negra, como Al Green, Solomon Burke o la reina Aretha se han acercado, siempre, al Gospel a lo largo de sus carreras, introduciendo canciones religiosas en sus repertorios seculares.

A pesar de ser un género netamente nortemaericano, se ha extendido a aíses como Australia, Canadá, Noruega e incluso en España, donde tenemos el Institut de Gospel de Barcelona y coros Gospel en Madrid, Vigo, Salamanca, Valencia y León, entre otros.

Hoy día el Gospel ha traspasado fronteras musicales, en el sentido de que estrellas del pop y del rock han utilizado este recurso en multitud de temas musicales alejados, en esencia, de los cantos espirituales y religiosos. Así, hicieron uso del Gospel los Red Hot Chilli Peppers en “Under the Bridge“, Madonna en “Like a Prayer” (muy apropiado, dada la temática de la canción y el polémico video-clip), Prince en “Purple Rain” (por cierto, una de las mejores canciones que ha dado la música), Queen en “Somebody to Love“, Billy Joel en “River of Dreams” o la Creedence Clearwater Revival en su versión de “Sweet Home Alabama”.

Una de las canciones religiosas más interpretadas de todos los tiempos, incluyendo grandísimas versiones Gospel (Aretha Franklin la utiliza con asiduidad) es “Amazing Grace” o la Sublime Gracia que John Newton, antiguo esclavista inglés, escribió en torno a 1772 y que constituye un reflejo de la Gracia Divina descrita en I Crónicas 17:16 de La Biblia.

El Gospel incluso se ha atrevido con The Beatles (que no al contrario): así, en la maravillosa película musical “Across The Universe” (Julie Taymor, 2007) un coro gospel, con dos voces solistas (un niño y una mujer), interpretan, majestuosamente, la canción más espiritual, sin duda, de los de Liverpool: “Let It Be”. Una de las mejores versiones que he oido jamás del hit de McCartney. Además, está maravillosamente compenetrada con las imágenes que, en la película se muestran: una visita militar que trae nefastas noticias, movimientos civiles por los derechos de los afroamericanos en el Detroit de los 60 que desembocan en violencia y tragedia, dos familias desoladas por las muertes de sus respectivos hijos por distintos motivos pero igualmente absurdos (una guerra, violencia por perseguir la igualdad).

Impresiona y eriza la piel.

[Let It Be. Versión Gospel]