Las Cosas De Altisidora

Todas estas malandanzas te suceden, empedernido caballero, por el pecado de tu dureza y pertinacia; y plega a Dios que se le olvide a Sancho tu escudero el azotarse, porque nunca salga de su encanto esta tan amada tuya Dulcinea, ni tú la goces, ni llegues a tálamo con ella, a lo menos viviendo yo, que te adoro.

Muere el hombre, nace la leyenda 27/06/2009

Aunque Michael Jackson ne necesitaba morir para convertirse en leyenda, puesto que ya era mito vivo de la música, como Paul McCartney, como BB King, como Clapton, los Rolling Stones, Aretha y tantos otros.

Pero Michael, excéntrico hasta el final, ha preferido engrosar la lista de aquellos que se convierten en mito atropelladamente, demasiado jóvenes y de forma más o menos violenta o inesperada: John Lennon (por ahí dicen que  la muerte de Jackson es a esta primera década del siglo XXI lo que la muerte de Lennon fue a los 80), Hendrix, Janis Joplin, Kurt Cobain, Morrison, Marvin Gaye y un larguísimo etcétera de grandísimas aportaciones a la historia de la música.

Con su fallecimiento se nos va la magia del Rey del Pop, odiado y amado a partes iguales, pero un genio musical al fin y al cabo. Y , por supuesto, el mayor superventas de todos los tiempos.

Tocó un buen número de géneros musicales a lo largo de su carrera, desde el rock al pop, pasando por sonidos más negros como e funky, el R&B y el soul a, incluso, el disco y el dance. Y todo ello desde que, apenas siendo un niño mofletudo de aspecto encantador y voz angelical, formara con sus hermanos mayores la mítica banda The Jackson’s Five, de la que todos, sin excepciones, al menos en el Primer Mundo, sabemos tararear, al menos, un par de canciones.

En los 70 inició su carrera en solitario en colaboración con el importante productor afroamericano Quincy Jones; pero sería en los 80, cuando,  al publicar ‘Thriller’ comenzó oficialmente la leyenda. El disco más vendido de la historia de la música, que incluía la canción que revolucionó el video-clip y la MTV y cuyas canciones aún se pueden oir con una frecuencia inusual (quizás sólo comparada con The Beatles) en cualquier emisora de radio de cualquier rincón del planeta.

Genio musical y artístico, polémico, excéntrico, amado y odiado, talentoso cantante y bailarín, comprometido (We are the World o What more can I give dan fe de ello), admirado, imitado y ahora llorado, Michael Jackson siempre formará parte del imaginario musical de muchos de nosotros. Yo soy fan, como mi madre antes que yo. Siempre lo seré, porque para siempre quedarán en la memoria canciones como I’ll be there, ABC, Ben, Billie Jean, Beat It, Dirty Diana, Bad, Smooth Criminal, Black or White, The Way You Make Me Feel, Jam, Scream, y tantas otras.

Descansa en paz, genio.

Anuncios
 

In Memoriam: Marvin Gaye 04/04/2009

Tal día como el pasado 1 de abril, hace 25 años, falleció el que es, sin duda, mi ídolo musical indiscutible: el rey del soul, Marvin Gaye. Murió de una forma violenta (como Lennon, como Hendrix, como Morrison y como Janis): en su caso, acribillado a disparos. Pero la gravedad de su muerte radica en la persona que cometió semejante atrocidad: su propio padre, de oficio reverendo conservador cristiano y que, según cuentan, nunca soportó que su hijo fuera músico y excesivamente promiscuo. La verdad es que estaría loco y punto.

Él nos privó de seguir disfrutando del talento de uno de los mayores soulman de la historia cuando apenas contaba con 45 años (lo asesinó un día antes de su cumpleaños). Maldito seas Reverendo.

Ese 1 de abril de 1984 se convirtió en mito. Uno de los más grandes mitos de la música negra junto a Diana Ross, Stevie Wonder, Aretha Franklin, Sam Cooke, Otis Redding, Smokey Robinson o Nat King Cole, entre otros muchos.

Fue una de las grandes estrellas de la Motown y un compositor de gran talento y sensibilidad, autor de algunas de las canciones más importantes y escuchadas) del soul e, incluso, de la historia de la música, y artífice de la mejor versión del ‘Yesterday’ de los Beatles que alguien haya interpretado (y no lo digo yo, sino los expertos). ‘Ain’t no mountain high enough’, ‘What’s goin’ on’, ‘Let’s get it on’, ‘I hear it through the gravepine’, ‘Mercy mercy me’, ‘Sexual Healing’…son algunos de sus temas más radiados.

Dicen que nunca superó la muerte de su amiga Tammi Terrell, con la que formó el dúo soulero más importante del género probablemente (amén de sus colaboraciones con otra diva como Diana Ross). Esa circunstancia lo convirtió en un ermitaño pero, a la vez, hizo que ‘pariera’ el mejor disco soul de la historia: ‘What’s Going On’, álbum sobre la vida, la guerra de Vietnam, las drogas, la naturaleza y el medio ambiente o la supervivencia de los negros en entornos hostiles.

Tras una breve estancia en Europa, volvió a Estados Unidos para el fatal desenlace de su vida: aquellos disparos acabaron con la vida de un músico sensible y profundo, que aún hoy pone el vello de punta a todo aquel que es capaz de apreciar la buena música, esa que te arrastra y te sumerge en un estado de bienestar que pocos han sido capaces de lograr.

Marvin era un genio. Marvin ES un genio y así lo demuestra la influencia que aún sigue ejerciendo en músicos actuales o en la admiración que le profesan y que se ha traducido en bellísimos discos-homenaje como el ‘Marvin is 60’ donde el mundo del R&B le rendía honores allá por 1999.

Aunque no sólo el R&B reconoce el talento de Marvin…y para muestra, un botón:

 

En memoria de Lennon 08/02/2009

( publicado el 8 de diciembre de 2008 )

Ya he dicho en varias ocasiones que durante este año 2008 he adquirido una pasión musical interesante: el amor a y por The Beatles. Después de años de desprecios (yo soy más Rolling Stone, la verdad), descubrí un grupo maravilloso, de canciones preciosas, que iban más allá de los temas por todos conocidos. A pesar de eso, y de descubrirlos tarde, siempre tuve un “beatle” favorito: Paul MacCartney. Y con el paso de estos últimos 12 meses, no sólo aprendí a amar a los de Liverpool, sino que Paul siguió siendo, más y mejor, el rey en mis preferencias beatlemaníacas. No en vano es el miembro del grupo que, sólo o en colaboración con Lennon, más números 1 escribió.

De cualquier forma, hoy quiero rendir un homenaje a John Lennon porque, al fin y al cabo, hoy hace 28 años de su asesinato en la puerta del Edificio Dakota en Nueva York. Un trastornado que responde al nombre de Mark David Chapman terminó de convertir en mito al beatle al realizar contra él seis disparos, uno de ellos mortal (le perforó la aorta). Media hora tardó John en morir, tras perder el 80% de la sangre, y mientras su asesino contemplaba tranquilamente la escena leyendo El Guardián entre el Centeno.

Siempre habrá una noche de aquel dia para recordar a John y George

Siempre habrá una noche de aquel día para recordar a John y George

John Lennon fue, a la vez, el inicio y el fin de los Beatles. Él fue quién formó y lideró el grupo, y quien lo disolvió en 1969 (¿o fue Yoko Ono?). Y tanto durante como después de los Beatles creó canciones hoy convertidas en himnos que hacen del grupo el inicio de muchas cosas en la historia de la música, amén de ser la banda más famosa de planeta. Fueron temas suyos:  Imagine o Give Peace A Chance, tras la disolución del cuarteto;  Love Me Do, I Want To Hold Your Hand, A Hard Day’s Night, Penny Lane, en colaboración con Paul; Ticket To Ride, Help!, Julia, Free As A Bird, acreditadas a Lennon en solitario…etc.

Después de aquel fatídico 8 de diciembre de 1980, y como era de esperar dada su categoría de “mito”, se le rindieron numerosos homenajes, como sendos conciertos en Liverpool y Nueva York. Además, y desde el año 2000, el aeropuerto de Liverpool se llama “John Lennon” (me pregunto si cuando todos los Beatles amenicen fiestas en el Cielo, le volverán a cambiar el nombre por el de “Aeropuerto The Beatles”. Sería lo más justo sin duda).

Hoy, 28 años después de la triste y trágica desaparición del músico, The Beatles siguen siendo tanto o más famosos que nunca y su influencia enorme. Míticos.

Por cierto, que también este año se cumplen 40 del lanzamiento de “The White Album”, donde aparecieron canciones como Dear Prudence, While My Guitar Gently Weeps (con Clapton a la guitarra), Helter Skelter, Yer Blues o Revolution, entre otras, que conforman el que, probablemente sea el disco más heterogéneo del grupo, dada la mezcla de géneros musicales que en él se dieron.

 

Nuevos gustos musicales 07/02/2009

Resulta que, dese hace un año, he descubierto un montón de grupos musicales que, aunque conocía, no valoraba más allá de sus temas, llamémosle, famosos (o famosísimos): Dire Straits, Pink Floyd, los propios Beatles, Creedence Clearwater Revival, los Eagles…así como otros grupos más modernos como The Strokes, Radiohead, Phoenix, Stereophonics, Franz Ferdinand, y un largo etcétera que no voy a ponerme a enumerar ahora.

Yo siempre he sido más de Soul y R&B (de Aretha, las Supremes, Solomon Burke y Marvin Gaye, entre otros, a Usher, Montell Jordan, Mary G. Blige…), salpicado varios grupetes “para chicas” españoles (Pereza, Hombres G, ECDL) y algún que otro grande del Pop-Rock internacional (The Rolling Stones, U2, Carlos Santana, Eric Clapton, Guns n’ Roses…). Pero, de pronto, se abrió ante mi todo un nuevo mundo de posibilidades musicales que han hecho que, prácticamente de la noche a la mañana, “olvide” a mis clásicos de la música negra para dedicarme a recuperar el tiempo perdido en torno al pop, rock y derivados, géneros musicales que han dado grandes canciones al mundo y a los que prácticamente he ignorado durante años. Pido perdón por ello.

Y entre todos esos grupos descubrí a la Creedence Clearwater Revival. Quizás para muchos sea una auténtica sacrílega por haber esperado 30 años para escuchar a uno de los grupos más influyentes de la historia de la música. Pero bueno, más vale tarde que nunca, ¿o no?.

Y resulta que CCR estuvo en el primer Woodstock (donde, por cierto, no todo fue rock y allí estábamos representados los aficionados a la música negra a través de Sly & The Family Stone), el original de 1969, fueron muy versionados y aplaudidos y también versionaron con gran éxito (curiosamente, versionaron algún que otro tema soul como “I Heard It Through the Grapevine” de Gladys Knight & The Pips y posteriormente también versionado por mi admirado Marvin Gaye).

Pero como todas las estrellas de rock tienen ínfulas de grandeza: John Lennon, Roger Waters…John Fogerty, lider de la Creedence, no quería ser menos y en 1972 la banda se disolvió. Pero para la historia y el recuerdo quedan sus grandes canciones: “Bad Moon Rising”, “Have You Ever Seen the Rain?”, “Suzie Q”, “Travelin’ Band”, “Proud Mary” (¡que no es una canción de Ike & Tina Turner! aunque yo prefiero la versión del ex-dúo)…

…Y entre todas ellas, mi preferida: “I put a spell on you”. Curiosamente, éste no es un tema original de CCR sino del cantante de Blues Screamin’ Jay Jawkins (single en 1956, mientras que CCR la lanzó en su álbum debut, de 1968), aunque, probablemente, fuese la Creedence Clearwater Revival el grupo que la convirtió en un clásico (el blues es para minorías al fin y al cabo…y ellos la cantaron en Woodstock que todo lo convirtió en mito).

Increíble la fuerza de esta canción:

I put a spell on you
because you’re mine.
you better stop
the things that you’re doin’.
i said “watch out!
i ain’t lyin’, yeah!
i ain’t gonna take none of your
foolin’ around;
i ain’t gonna take none of your
puttin’ me down;
i put a spell on you
because you’re mine.
all right!
I put a spell on you
because you’re mine.
you better stop
the things that you’re doin’.
i said “watch out!
i ain’t lyin’, yeah!
i ain’t gonna take none of your
foolin’ around;
i ain’t gonna take none of your
puttin’ me down;
i put a spell on you
because you’re mine.
all right!