Las Cosas De Altisidora

Todas estas malandanzas te suceden, empedernido caballero, por el pecado de tu dureza y pertinacia; y plega a Dios que se le olvide a Sancho tu escudero el azotarse, porque nunca salga de su encanto esta tan amada tuya Dulcinea, ni tú la goces, ni llegues a tálamo con ella, a lo menos viviendo yo, que te adoro.

Canciones para una vida juntos 14/03/2010

Guns n’ Roses – November Rain

The Rolling Stones – Paint It Black

Marvin Gaye & Tammi Terrell – Ain’t No Mountain High Enough

Metallica – Nothing Else Matters

U2 – I Still Haven’t Found What I Looking For

Mr Big – Wild World

Prince – Purple Rain

AC-DC – Highway To Hell

Scorpions – Wind Of Changes

The Beatles – Hey Jude

Whitesnake – Is This Love

White Lion – Till Death Do Us Part

Black Sabbath – Sabbath Bloody Sabbath

Marvin Gaye – Let’s Get It On

The Rolling Stones – Simpathy For The Devil

U2 – One

Iron Maiden – 2 Minutes To Midnight

Alter Bridge – In Loving Memory

Derek And The Dominos – Layla

Ben E. King – Stand By Me

Poison – Every Rose Has Its Thorn

Guns n’ Roses – Sweet Child O’Mine

Eric Clapton – Wonderful Tonight

The Devlins – World Outside

Aretha Franklin – Natural Woman

Bryan Adams – Have You Ever Really Love A Woman

Motörhead – Born To Rise Hell

Aerosmith – I Don’t Want To Miss A Thing

Dire Straits – Your Latest Trick

Extreme – More Than Words

Pereza y Quique González – Si Quieres Bailamos

Bon Jovi – Bed Of Roses

Deep Purple – Smoke On The Water

 

Muere el hombre, nace la leyenda 27/06/2009

Aunque Michael Jackson ne necesitaba morir para convertirse en leyenda, puesto que ya era mito vivo de la música, como Paul McCartney, como BB King, como Clapton, los Rolling Stones, Aretha y tantos otros.

Pero Michael, excéntrico hasta el final, ha preferido engrosar la lista de aquellos que se convierten en mito atropelladamente, demasiado jóvenes y de forma más o menos violenta o inesperada: John Lennon (por ahí dicen que  la muerte de Jackson es a esta primera década del siglo XXI lo que la muerte de Lennon fue a los 80), Hendrix, Janis Joplin, Kurt Cobain, Morrison, Marvin Gaye y un larguísimo etcétera de grandísimas aportaciones a la historia de la música.

Con su fallecimiento se nos va la magia del Rey del Pop, odiado y amado a partes iguales, pero un genio musical al fin y al cabo. Y , por supuesto, el mayor superventas de todos los tiempos.

Tocó un buen número de géneros musicales a lo largo de su carrera, desde el rock al pop, pasando por sonidos más negros como e funky, el R&B y el soul a, incluso, el disco y el dance. Y todo ello desde que, apenas siendo un niño mofletudo de aspecto encantador y voz angelical, formara con sus hermanos mayores la mítica banda The Jackson’s Five, de la que todos, sin excepciones, al menos en el Primer Mundo, sabemos tararear, al menos, un par de canciones.

En los 70 inició su carrera en solitario en colaboración con el importante productor afroamericano Quincy Jones; pero sería en los 80, cuando,  al publicar ‘Thriller’ comenzó oficialmente la leyenda. El disco más vendido de la historia de la música, que incluía la canción que revolucionó el video-clip y la MTV y cuyas canciones aún se pueden oir con una frecuencia inusual (quizás sólo comparada con The Beatles) en cualquier emisora de radio de cualquier rincón del planeta.

Genio musical y artístico, polémico, excéntrico, amado y odiado, talentoso cantante y bailarín, comprometido (We are the World o What more can I give dan fe de ello), admirado, imitado y ahora llorado, Michael Jackson siempre formará parte del imaginario musical de muchos de nosotros. Yo soy fan, como mi madre antes que yo. Siempre lo seré, porque para siempre quedarán en la memoria canciones como I’ll be there, ABC, Ben, Billie Jean, Beat It, Dirty Diana, Bad, Smooth Criminal, Black or White, The Way You Make Me Feel, Jam, Scream, y tantas otras.

Descansa en paz, genio.

 

In Memoriam: Marvin Gaye 04/04/2009

Tal día como el pasado 1 de abril, hace 25 años, falleció el que es, sin duda, mi ídolo musical indiscutible: el rey del soul, Marvin Gaye. Murió de una forma violenta (como Lennon, como Hendrix, como Morrison y como Janis): en su caso, acribillado a disparos. Pero la gravedad de su muerte radica en la persona que cometió semejante atrocidad: su propio padre, de oficio reverendo conservador cristiano y que, según cuentan, nunca soportó que su hijo fuera músico y excesivamente promiscuo. La verdad es que estaría loco y punto.

Él nos privó de seguir disfrutando del talento de uno de los mayores soulman de la historia cuando apenas contaba con 45 años (lo asesinó un día antes de su cumpleaños). Maldito seas Reverendo.

Ese 1 de abril de 1984 se convirtió en mito. Uno de los más grandes mitos de la música negra junto a Diana Ross, Stevie Wonder, Aretha Franklin, Sam Cooke, Otis Redding, Smokey Robinson o Nat King Cole, entre otros muchos.

Fue una de las grandes estrellas de la Motown y un compositor de gran talento y sensibilidad, autor de algunas de las canciones más importantes y escuchadas) del soul e, incluso, de la historia de la música, y artífice de la mejor versión del ‘Yesterday’ de los Beatles que alguien haya interpretado (y no lo digo yo, sino los expertos). ‘Ain’t no mountain high enough’, ‘What’s goin’ on’, ‘Let’s get it on’, ‘I hear it through the gravepine’, ‘Mercy mercy me’, ‘Sexual Healing’…son algunos de sus temas más radiados.

Dicen que nunca superó la muerte de su amiga Tammi Terrell, con la que formó el dúo soulero más importante del género probablemente (amén de sus colaboraciones con otra diva como Diana Ross). Esa circunstancia lo convirtió en un ermitaño pero, a la vez, hizo que ‘pariera’ el mejor disco soul de la historia: ‘What’s Going On’, álbum sobre la vida, la guerra de Vietnam, las drogas, la naturaleza y el medio ambiente o la supervivencia de los negros en entornos hostiles.

Tras una breve estancia en Europa, volvió a Estados Unidos para el fatal desenlace de su vida: aquellos disparos acabaron con la vida de un músico sensible y profundo, que aún hoy pone el vello de punta a todo aquel que es capaz de apreciar la buena música, esa que te arrastra y te sumerge en un estado de bienestar que pocos han sido capaces de lograr.

Marvin era un genio. Marvin ES un genio y así lo demuestra la influencia que aún sigue ejerciendo en músicos actuales o en la admiración que le profesan y que se ha traducido en bellísimos discos-homenaje como el ‘Marvin is 60’ donde el mundo del R&B le rendía honores allá por 1999.

Aunque no sólo el R&B reconoce el talento de Marvin…y para muestra, un botón:

 

Me gusta el Gospel 16/02/2009

Me gusta el Gospel. Y mucho. Tanto, que uno de mis sueños es ir a misa en algún suburbio de Nueva York donde un maravilloso coro de Gospel haga de enlace directo entre Dios y mi espíritu. O, simplemente, me emocione. Porque soy de las que se le pone la piel de gallina escuchando la fuerza y el sentimiento de Nessum Dorma o de alguna versión de Amazing Grace.

[Yolanda Adams – Amazing Grace]

Surgido en las iglesias afroamericanas en el siglo XVIII, se hizo popular a partir de 1930 y alcanzó su punto álgido en los 40, cuando traspasó los escenarios puramente religiosos para llegar incluso a espectáculos ‘paganos’.

Se caracteriza por la utilización de coros llenos de armonía sobre los que destaca una voz principal a capella y, en la actualidad, por el acompañamiento musical con guitarras y bajos eléctricos e incluso tambores. Grandes de la música negra, como Al Green, Solomon Burke o la reina Aretha se han acercado, siempre, al Gospel a lo largo de sus carreras, introduciendo canciones religiosas en sus repertorios seculares.

A pesar de ser un género netamente nortemaericano, se ha extendido a aíses como Australia, Canadá, Noruega e incluso en España, donde tenemos el Institut de Gospel de Barcelona y coros Gospel en Madrid, Vigo, Salamanca, Valencia y León, entre otros.

Hoy día el Gospel ha traspasado fronteras musicales, en el sentido de que estrellas del pop y del rock han utilizado este recurso en multitud de temas musicales alejados, en esencia, de los cantos espirituales y religiosos. Así, hicieron uso del Gospel los Red Hot Chilli Peppers en “Under the Bridge“, Madonna en “Like a Prayer” (muy apropiado, dada la temática de la canción y el polémico video-clip), Prince en “Purple Rain” (por cierto, una de las mejores canciones que ha dado la música), Queen en “Somebody to Love“, Billy Joel en “River of Dreams” o la Creedence Clearwater Revival en su versión de “Sweet Home Alabama”.

Una de las canciones religiosas más interpretadas de todos los tiempos, incluyendo grandísimas versiones Gospel (Aretha Franklin la utiliza con asiduidad) es “Amazing Grace” o la Sublime Gracia que John Newton, antiguo esclavista inglés, escribió en torno a 1772 y que constituye un reflejo de la Gracia Divina descrita en I Crónicas 17:16 de La Biblia.

El Gospel incluso se ha atrevido con The Beatles (que no al contrario): así, en la maravillosa película musical “Across The Universe” (Julie Taymor, 2007) un coro gospel, con dos voces solistas (un niño y una mujer), interpretan, majestuosamente, la canción más espiritual, sin duda, de los de Liverpool: “Let It Be”. Una de las mejores versiones que he oido jamás del hit de McCartney. Además, está maravillosamente compenetrada con las imágenes que, en la película se muestran: una visita militar que trae nefastas noticias, movimientos civiles por los derechos de los afroamericanos en el Detroit de los 60 que desembocan en violencia y tragedia, dos familias desoladas por las muertes de sus respectivos hijos por distintos motivos pero igualmente absurdos (una guerra, violencia por perseguir la igualdad).

Impresiona y eriza la piel.

[Let It Be. Versión Gospel]

 

¿Se harán realidad? 08/02/2009

Somewhere, over the rainbow, way up high.
There’s a land that I heard of Once in a lullaby.
Somewhere, over the rainbow, skies are blue.
And the dreams that you dare to dream
Really do come true.

Someday I’ll wish upon a star and wake up where the clouds are far Behind me.
Where troubles melt like lemon drops, Away above the chimney tops.
That’s where you’ll find me.

Somewhere, over the rainbow, bluebirds fly. Birds fly over the rainbow,
Why then – oh, why can’t I?
If happy little bluebirds fly beyond the rainbow,
Why, oh, why can’t I?

Por cierto, que “Over the Rainbow” es una de las canciones más versionadas de la Historia de la Música, aunque yo me quedo con dos versiones: la de Aselin Debison y la de Clapton. Pero hubo muchísimas: desde Aretha Franklin a Plácido Domingo, pasando por Ray Charles, Pink Floyd o los Ramones. Sin olvidar, por supuesto, la de Judy Garland en “El Mago de Oz” (1939).

 

Los 100 mejores 07/02/2009

La revista Rolling Stone ha publicado, hace pocos días, una de sus famosísimas listas. En esta ocasión, el título de la misma es “Los 100 mejores cantantes de todos los tiempos”.

Los veinte primeros de esa codiciadísima lista son:

  1. Aretha Franklin
  2. Ray Charles
  3. Elvis Presley
  4. Sam Cooke
  5. John Lennon
  6. Marvin Gaye
  7. Bob Dylan
  8. Otis Redding
  9. Stevie Wonder
  10. James Brown
  11. Paul McCartney
  12. Little Richard
  13. Roy Orbison
  14. Al Green
  15. Robert Plant
  16. Mick Jagger
  17. Tina Turner
  18. Freddie Mercury
  19. Bob Marley
  20. Smokey Robinson

De esos 20, curiosamente, 12 son negros, es decir, más de la mitad, demostrando, así, la importancia de la música negra en la historia. El R&B, el Soul y el Funky están de enhorabuena.

Estoy totalmente de acuerdo con que la que se ha considerado como la mejor voz de todos los tiempos sea la de la gran Aretha, pero también disiento con esta lista: estoy feliz de que mi música preferida cope la clasificación, pero creo que Marvin Gaye tenía mejor voz que Elvis o Ray Charles, me cuesta asimilar que Bob Dylan sea mejor que Wonder (será mejor compositos quizás, pero mejor voz ni en sus mejores sueños) y que, en lo que a Pop-Rock se refiere, dos Beatles, un Stone y el propio Dylan estén por encima de Freddie Mercury, que tenía una voz inconmesurable.

Imagino que habrán valorado muchos aspectos más allá de la voz, tales como el carisma, el número de seguidores, la importancia de sus letras, su influencia, etcétera, porque, de lo contrario, tampoco puedo entender que Kurt Cobain, con todos mis respetos, esté por encima de Gladys Knight o ¡Wilson Pickett! Y si peco de valorar en exceso las voces negras pongo otro ejemplo: Kurt por encima de Morrison, John Fogerty, Iggy Pop o Pattie Smith, todos importantísimos en los 60 y 70.

Para gustos los colores, como en todo. Y estas listas de Rolling Stone suelen ser polémicas por a quien olvidan, la posición de unos frente a otros y cuestiones de ese tipo. Pero todos las leemos y releemos y opinamos. La revista gana: venden un montón de ejemplares y todo el mundo habla de ellos. Hasta la Wikipedia.

La lista al completo está publicada en la revista.

 

Nuevos gustos musicales

Resulta que, dese hace un año, he descubierto un montón de grupos musicales que, aunque conocía, no valoraba más allá de sus temas, llamémosle, famosos (o famosísimos): Dire Straits, Pink Floyd, los propios Beatles, Creedence Clearwater Revival, los Eagles…así como otros grupos más modernos como The Strokes, Radiohead, Phoenix, Stereophonics, Franz Ferdinand, y un largo etcétera que no voy a ponerme a enumerar ahora.

Yo siempre he sido más de Soul y R&B (de Aretha, las Supremes, Solomon Burke y Marvin Gaye, entre otros, a Usher, Montell Jordan, Mary G. Blige…), salpicado varios grupetes “para chicas” españoles (Pereza, Hombres G, ECDL) y algún que otro grande del Pop-Rock internacional (The Rolling Stones, U2, Carlos Santana, Eric Clapton, Guns n’ Roses…). Pero, de pronto, se abrió ante mi todo un nuevo mundo de posibilidades musicales que han hecho que, prácticamente de la noche a la mañana, “olvide” a mis clásicos de la música negra para dedicarme a recuperar el tiempo perdido en torno al pop, rock y derivados, géneros musicales que han dado grandes canciones al mundo y a los que prácticamente he ignorado durante años. Pido perdón por ello.

Y entre todos esos grupos descubrí a la Creedence Clearwater Revival. Quizás para muchos sea una auténtica sacrílega por haber esperado 30 años para escuchar a uno de los grupos más influyentes de la historia de la música. Pero bueno, más vale tarde que nunca, ¿o no?.

Y resulta que CCR estuvo en el primer Woodstock (donde, por cierto, no todo fue rock y allí estábamos representados los aficionados a la música negra a través de Sly & The Family Stone), el original de 1969, fueron muy versionados y aplaudidos y también versionaron con gran éxito (curiosamente, versionaron algún que otro tema soul como “I Heard It Through the Grapevine” de Gladys Knight & The Pips y posteriormente también versionado por mi admirado Marvin Gaye).

Pero como todas las estrellas de rock tienen ínfulas de grandeza: John Lennon, Roger Waters…John Fogerty, lider de la Creedence, no quería ser menos y en 1972 la banda se disolvió. Pero para la historia y el recuerdo quedan sus grandes canciones: “Bad Moon Rising”, “Have You Ever Seen the Rain?”, “Suzie Q”, “Travelin’ Band”, “Proud Mary” (¡que no es una canción de Ike & Tina Turner! aunque yo prefiero la versión del ex-dúo)…

…Y entre todas ellas, mi preferida: “I put a spell on you”. Curiosamente, éste no es un tema original de CCR sino del cantante de Blues Screamin’ Jay Jawkins (single en 1956, mientras que CCR la lanzó en su álbum debut, de 1968), aunque, probablemente, fuese la Creedence Clearwater Revival el grupo que la convirtió en un clásico (el blues es para minorías al fin y al cabo…y ellos la cantaron en Woodstock que todo lo convirtió en mito).

Increíble la fuerza de esta canción:

I put a spell on you
because you’re mine.
you better stop
the things that you’re doin’.
i said “watch out!
i ain’t lyin’, yeah!
i ain’t gonna take none of your
foolin’ around;
i ain’t gonna take none of your
puttin’ me down;
i put a spell on you
because you’re mine.
all right!
I put a spell on you
because you’re mine.
you better stop
the things that you’re doin’.
i said “watch out!
i ain’t lyin’, yeah!
i ain’t gonna take none of your
foolin’ around;
i ain’t gonna take none of your
puttin’ me down;
i put a spell on you
because you’re mine.
all right!