Las Cosas De Altisidora

Todas estas malandanzas te suceden, empedernido caballero, por el pecado de tu dureza y pertinacia; y plega a Dios que se le olvide a Sancho tu escudero el azotarse, porque nunca salga de su encanto esta tan amada tuya Dulcinea, ni tú la goces, ni llegues a tálamo con ella, a lo menos viviendo yo, que te adoro.

La crisis financiera explicada de manera sencilla 02/06/2010

Filed under: Actualidad — altisidora @ 08:51
Tags: , , ,

Hoy me han enviado por e-mail un interesantísimo texto en el que se explica, para todos los públicos, la crisis económica mundial que estamos viviendo. No tiene desperdicio.

Heidi es la propietaria de un bar en Sepúlveda, que ha comprado con un préstamo bancario. Como es natural, quiere aumentar las ventas, y decide permitir que sus clientes, la mayoría de los cuales son alcohólicos en paro, beban hoy y paguen otro día. Va anotando en un cuaderno todo lo que consumen cada uno de sus clientes. Esta es una manera como otra cualquiera de concederles préstamos.

Nota: Pero en realidad, no le entra en caja ningún dinero físico.

Muy pronto, gracias al boca a boca, el bar de Heidi se empieza a llenar de más clientes.

Como sus clientes no tienen que pagar al instante, Heidi decide aumentar los beneficios subiendo el precio de la cerveza y del vino, que son las bebidas que sus clientes consumen en mayor cantidad. El margen de beneficios aumenta vertiginosamente.

Nota: Pero en realidad, es un margen de beneficios virtual, ficticio; la caja sigue estando vacía de ingresos contantes.

Un empleado del banco más cercano, muy emprendedor, y que trabaja de director en la sección de servicio al cliente, se da cuenta de que las deudas de los clientes del bar son activos de alto valor, y decide aumentar la cantidad del préstamo a Heidi. El empleado del banco no ve ninguna razón para preocuparse, ya que el préstamo bancario tiene como base para su devolución las deudas de los clientes del bar.

Nota: ¿Vais pillando la dimensión del castillo de naipes?

En las oficinas del banco los directivos convierten estos activos bancarios en “bebida-bonos”, “alco-bonos” y “vomita-bonos” bancarios. Estos bonos pasan a comercializarse y a cambiar de manos en el mercado financiero internacional. Nadie comprende en realidad qué significan los nombres tan raros de esos bonos; tampoco entienden qué garantía tienen estos bonos, ni siquiera si tienen alguna garantía o no. Pero como los precios siguen subiendo constantemente, el valor de los bonos sube también constantemente.

Nota: El castillo de naipes crece y crece y no para de crecer, pero todo es camelancia; no hay detrás solidez monetaria que lo sustente. Todo son “bonos”, es decir, papelitos que “representan” tener valor siempre y cuando el castillo de naipes se sostenga.

Sin embargo, aunque los precios siguen subiendo, un día un asesor de riesgos financieros que trabaja en el mismo banco (asesor al que, por cierto, despiden pronto a causa de su pesimismo) decide que ha llegado el momento de demandar a Heidi el pago de su préstamo bancario; y Heidi, a su vez, exige a sus clientes el pago de las deudas contraídas con el bar.

Pero, claro está, los clientes no pueden pagar las deudas.

Nota: ¡¡¡Porque siguen sin tener ni un céntimo!!! Han podido beber cada día en el bar porque “se comprometían” a pagar sus deudas, pero el dinero físico no existe.

Heidi no puede devolver sus préstamos bancarios y entra en bancarrota.

Nota: Y Heidi pierde el bar.

Los “bebida-bonos” y los “alco-bonos” sufren una caída de un 95% de su valor.. Los “vomito-bonos” van ligeramente mejor, ya que sólo caen un 80%.

Las compañías que proveen al bar de Heidi, que le dieron largos plazos para los pagos y que también adquirieron bonos cuando su precio empezó a subir, se encuentran en una situación inédita. El proveedor de vinos entra en bancarrota, y el proveedor de cerveza tiene que vender el negocio a otra compañía de la competencia.

Nota: Porque los proveedores de vinos y cervezas también le fiaban a Heidi, creyendo que estaban seguros de que cobrarían con creces al cabo del tiempo. Como no han podido cobrar dado que el dinero no existe, la deuda de Heidi se los ha comido a ellos.

El gobierno interviene para salvar al banco, tras conversaciones entre el presidente del gobierno y los líderes de los otros partidos políticos.

Para poder financiar el rescate del banco, el gobierno introduce un nuevo impuesto muy elevado que pagarán los abstemios.

Nota: Que es lo que de verdad ha pasado. Con los impuestos de los ciudadanos inocentes, los gobiernos han tapado el agujero financiero creado por la estupidez de los bancos.

Conclusión: mal asunto para los abstemios

Anuncios
 

4 Responses to “La crisis financiera explicada de manera sencilla”

  1. […]  Autor:bancos « WordPress.com Tag Feed […]

  2. ariovisto Says:

    Te pongo un enlace cogido de otro blogger. También lo explica muy bien.. y digo también 🙂

    Un beso, (que para eso no hay crisis) naranjita

  3. dicybug Says:

    Y sin embargo los accionistas de esos bancos, que son los que han estado ganando su buen dinerito cuando al banco le iba bien, no han pagado la mala gestión que ha hecho el banco. Personas que en otros tiempos no recibíamos un duro de los beneficios del banco pagamos ahora para que el banco no se vaya a la mier… con nuestros ahorros, pero los que deberían pagar, no pagan. La ayuda gubernamental debería haberse traducido en un castigo recaudador a los sueldos de los directivos y al patrimonio de los accionistas (a través del valor de las acciones). Lo que no puede ser es que ganen cuando todo va bien, pero que sean rescatados cuando los bancos tienen dificultades.

    En cuanto al comentario que me pones, no coincido para nada en el miedo a los soldados israelitas. A la vista está que en los barcos en que no fueron atacados (y de forma salvaje: sí es relevante que se tratase de islamistas que buscaban convertirse en mártires, como hemos visto luego) no hubo problema de ningún tipo.

    Me parece bien el otro apunte que haces sobre la dimensión del bloqueo: si Israel, como parece, está bloqueando el paso de productos que no debería bloquear, eso debe cambiar. Quizá soldados de la ONU deberían gestionar el bloqueo, evitando el paso de armas, pero evitando también un bloqueo indiscriminado, excesivo e injusto. No creo que en Gaza se mueran de hambre porque estoy seguro de que los productos de primera necesidad pasan sin problemas el bloqueo, pero coincido en que otros productos pueden estar siendo bloqueados y no deberían serlo. En cualquier caso, seguro que la vía adecuada para resolver el conflicto no es dirigirse a Gaza y arremeter con barras de hierro y cuchillos contra otras personas. Algo que curiosamente no han hecho los “activistas europeos”, sino unas decenas de turcos cuyo objetivo era precisamente perder la vida y convertirse en mártires. Ahí están los vídeos con testimonios de los propios tripulantes, que supongo que habrás visto.

    Dentro de la dificultad en ponernos de acuerdo, supongo que al menos coincidimos en que sería mejor que el bloqueo lo ejerciese la ONU, con lo que seguro que sería más justo y menos conflictivo.

  4. ariovisto Says:

    Yo también abogo por un mundo sin ejércitos… pero sin ninguno, claro…ya sean suizos tiroleses o jihaddistas de turbante-lapa… mientras que se ponen a ello… a mí que me defiendan que para eso pago.

    En cuanto a creer.. . entiendo lo que propones. Conozco mucha gente que cree en el socialismo, pero no en ZP.. algo así como creer en Dios, pero no en la Iglesia… ¿no?

    🙂

    Besos fresquitos de limón…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s