Las Cosas De Altisidora

Todas estas malandanzas te suceden, empedernido caballero, por el pecado de tu dureza y pertinacia; y plega a Dios que se le olvide a Sancho tu escudero el azotarse, porque nunca salga de su encanto esta tan amada tuya Dulcinea, ni tú la goces, ni llegues a tálamo con ella, a lo menos viviendo yo, que te adoro.

El Anticristo 31/03/2010

Al hilo de la detención de un grupo de extremistas cristianos en EEUU que pretendían atentar contra Obama, El País indica, en la noticia, que una cuarta parte de los votantes del Partido Republicano creen que Obama es el Anticristo. ¡¡¿¿??!! Los que están locos son los americanos, Obélix, no los romanos (estos son locos al volante y locos votantes berlusconianos, pero ésa es otra cuestión). ¿Obama es el Anticristo? Ésa es, además de una acusación muy dura, absurdísima hasta límites insospechados.

Los americanos son tontos y punto. Un país cuya historia se remonta a unos cuantos siglos y que sólo se ha preocupado de imponer sus creencias en todas partes aunque nunca hayan sido llamados es un país de tontos (y lo demuestra el hecho de que ni siquiera saben que España está en Europa o que París no es un país, sino la capital de Francia). Quieren restablecer la democracia y las libertades, dicen, y lo hacen sólo en países donde hay petróleo. Y es curioso además que se erijan en la mayor democracia del mundo cuando su gobierno miente y engaña impunemente (las armas de destrucción masiva de Irak), impone dictadores afines a sus ideales en Centroamérica, defiende primero a los talibanes (para Rambo eran la releche) y ahora los sataniza, apoya masacres (Palestina), etc, y eso sin contar que la sanidad sólo es para quien puede pagarla y la educación ídem o que aún aplican la pena de muerte.

¿Ésa es la mayor democracia del mundo? Pues parece ser que sí, sobre todo cuando megalómanos como Aznarín se miran en ese espejo vergonzoso que fue la Administración Bush Jr (¿cómo puede un tío que no sabe hacer la ‘o’ con un canuto llegar a ser Presidente del país más poderoso del mundo?: supongo que porque la mayoría de los americanos tampoco saben hacer la ‘o’ con ese canuto y ¿dónde va la gente? Pues siempre donde va Vicente, en este caso George o el presi de turno) y gastan millones de euros en que el Congreso de esa vergüenza para Occidente que es EEUU le dé una medallita que pagamos todos los contribuyentes.

Pero volvamos a Obama=Anticristo. Y me reafirmo: ¡¡¿¿??!! Aunque claro, de un país que se forjó con los despojos de la sociedad británica, puesto que allí mandaba a su escoria, no se puede esperar menos que Juicios de Salem, MacCarthysmo, Corea, Vietnam, Black Hawk derribados, Irak dos veces, bloqueos económicos, guantánamos, Ku Klux Klan, Wacos, Columbines, Charles Manson, Mark David Chapman, racismo y xenofobia, homofobia, sociedades del rifle y un larguísimo etcétera que convierten, al menos para mí, a EEUU en un país muy rico de una forma material pero muy pobre en cordura, cultura, inteligencia, humanidad y multitud de virtudes.

No entiendo de dónde sale eso de que Obama es el Anticristo. ¿Por qué?. Y no encuentro explicación posible. No sé…¿porque es negro?, ¿Porque quiere sanidad un poco más pública? (que no del todo, que el lobby tiene mucho peso), ¿Por qué quiere las tropas fuera de ciertos conflictos?…Quizás sea porque no es un cazurro del centro del país, amigo de las armas y de la botella, cerrado de mente y republicano.

Vete a saber por qué es el Anticristo. Lo que sí sé es por qué muchos americanos son imbéciles.

Anuncios
 

Azahar y primavera

Hoy me ha dicho un amigo gaditano que en su corazón se encuentra el mar, ese mar que brilla en la costa de Cádiz, ya sea a la altura de Doñana o del Peñón y más allá; mientras que en mi corazón, ha dicho, hay trajes de gitana. Pero se equivoca, porque hay mucho más. En mi corazón hay azahar y primavera sevillana. Hay incienso y saetas, luz de cirios y niños estrenando en Domingo de Ramos. Hay reuniones con amigos en El Salvador y paseos por la orilla del Guadalquivir mientras hueles, a lo lejos, la sal de la desembocadura en Sanlúcar. Hay tardes interminables previas al verano y helados que amenizan más paseos. Hay caracoles y terrazas. Y, por supuesto, hay lunares y farolillos, casetas y portadas, fino y sevillanas. Sí, también hay trajes de gitana. Y la Feria, máxima exaltación de la primavera hispalense, capital de Andalucía y del mundo durante una semana en la que todo es alegría, felicidad, reencuentros y “nos vemos en el  Matamoros” o “te llamo al móvil” y “vente a mi caseta”.

Sé que la vida es más que eso, y que todo lo que acabo de exponer será, para muchos, la simple confirmación del estereotipo sevillano: capillitas, feriantes y olé, que aquí no pasa nada y somos felices en nuestro mundo y en nuestra ciudad de lona y papel que apenas dura una semana.

Pero Sevilla es mucho más que saetas y sevillanas: es una ciudad alegre y brillante, llena de gente amable y siempre dispuesta a ayudar al turista a encontrar el destino que busca. Es una ciudad de gente trabajadora, pero que sabe disfrutar de su tiempo libre y de su primavera. Trabajo de lunes a viernes, o los días que sean en el horario que sea, pero cuando descanso, quiero disfrutar de mi ciudad y mi gente. Porque la vida también es eso, y al final será lo que recuerdes y lo que haga que tu vida haya merecido la pena.

Sevilla es una ciudad moderna y ecológica, con pulmones verdes siempre repletos de gente haciendo deporte, leyendo o descansando a la sombra de un frondoso árbol; con un carril-bici (del que no soy en absoluto defensora) que nos convierte en ciudad sostenible; con tranvía y metro (por fin y aunque sólo sea una línea) que les encanta a los turistas, con parte de nuestro centro histórico preservado de la polución gracias a un inteligente proyecto de peatonalización (lo mejor que ha hecho Monteseirín por nosotros). Cada vez somos más cosmopolitas y la Feria y la Semana Santa son nuestras tradiciones y por eso nos importan y las preservamos, por mucho que nos estereotipen. ¿O acaso a los valencianos no les importan sus Fallas o a los pamplonicas sus San Fermines?

Y sí: en mi corazón hay azahar y primavera.

 

La Hora del Planeta 27/03/2010

Filed under: Actualidad — altisidora @ 13:56
Tags:

Hoy, 27 de marzo, apaga la luz para ayudar al planeta de 20:30 a 21:30. Un pequeño gesto que, si colaboramos todos, puede convertirse en algo muy grande.

La Hora del Planeta. Apaga la luz de 20:30 a 21:30

El año pasado grandes monumentos españoles se quedaron a oscuras para aportar su granito de arena a mejorar el mundo en el que vivimos. Hazlo tú este año. Es sólo una hora y te aseguro que podrás vivir sin tele, radio u ordenador una hora de nada.

 

¡¡Primavera!! 21/03/2010

Filed under: Actualidad — altisidora @ 21:49
Tags: , , ,

Así está Sevilla ya:

¡Qué bonita es esta ciudad en primavera! No hay nada mejor que Sevilla en primavera: su olor, su color, su alegría que todo lo invade.

 

Dignidad siempre 18/03/2010

Ayer se aprobó en Andalucía la Ley que regula la muerte digna de los andaluces. Por fin. Cualquiera de los que tenemos miles de razones para estar orgullosos de ser andaluces tenemos otra más y es que se nos concede la potestad de decidir sobre nuestra propia vida si tenemos la desgracia de encontrarnos en fase terminal o en una situación irreversible.

No se trata de favorecer la eutanasia o el suicidio asistidos. Ni mucho menos. Se trata, simplemente, de que si estando en posesión de mis plenas facultades firmo mi testamento vital (última voluntad vital o como se quiera llamar) pidiendo que no quiero vivir de forma artificial ‘gracias’ a una máquina o que no quiero que en fase terminal y sin posibilidad de milagros ni milongas, me den más medicamentos que aquellos que palien los dolores inhumanos que sufriría.

Se trata de vivir y morir con dignidad. No quiero que la objeción de conciencia de un médico o las decisiones arbitrarias que una familia no hace con la cabeza, me obliguen a vivir “x” años respirando y bombeando sangre artificialmente a través de una máquina, mientras me tienen que alimentar sondada hasta que finalmente muera, me tengan que limpiar durante años y años. No quiero ser como Eluana y gracias al Parlamento de Andalucía no tendré que serlo.

Tampoco quiero tener una enfermedad de muerte, en fase terminal, y que me sigan manteniendo viva, ¿para qué? ¿con qué intención?: ¿seguir sufriendo?. Nadie merece vivir (ni morir) así. Quiero poder negarme a que me mediquen sin posibilidad de mejorar ni mínimamente. Medicina paliativa en todo caso y a morir con dignidad. Que una persona no sólo merece vivir dignamente, sino morir en las mismas condiciones.

Aquí no valen argumentos del tipo: lo que Dios te da, Dios te quita, porque nadie merece vivir de esa forma, si es que a eso se le puede llamar vivir, cuando la realidad es que es un sinvivir agónico y dolorosísimo para el enfermo y su familia, por mucho que haya personas que digan que prefieren tener a un familiar vivo aunque sea en esas circunstancias antes que muerto y enterrado. Eso se llama egoísmo y es el peor egoísmo de todos, el que pisotea una vida a favor de la tranquilidad de otra, el no sentirse culpable. Es como si defendiésemos la postura del doctor Frankestein cuando convirtió a su amada en un monstruo terrible y espantoso porque prefería tenerla con él a cualquier precio antes de dejar que muriese en paz y su alma fuese a donde tuviese que ir. Esto es lo mismo, pero sin experimentos científicos imposibles.

No seré yo, de todas formas, quien le quite la razón a las personas que puedan decirme que hay que verse en esa situación para opinar. Es cierto: si no tienes a alguien a quien quieres con toda el alma pegado a una máquina que le insufla la vida no sabes realmente si estarías dispuesto a desconectarlo. Y precisamente por eso ahora Andalucía nos da la oportunidad de decidir, con antelación, por nosotros mismos al respecto. Por si tuviésemos la desgracia de que algo así nos pasara que no dejemos a otros tomar la decisión por nosotros. Porque no sé si sería capaz de desconectar a un padre o a un hermano, pero sí tengo claro que yo quiero que me desconecten. No quiero vivir así, eso no es vida. Es otra cosa.

 

¡¡Feliz Día de San Patricio!! 17/03/2010

Filed under: Actualidad — altisidora @ 00:18

A las Patricias, a los Patricios, a los irlandeses, a los descendientes de irlandeses…y a todos aquellos que quieran celebrar el día verde…

FELICIDADES

 

Buenos recuerdos, grandes amigos 16/03/2010

Ayer vi una vieja foto (bueno, las hay más vieja, aquélla era sólo de 2006) cargada de muchos recuerdos. En la foto salían 4 chicas, cuatro amigas inseparables durante 4 años de carrera que celebraban esa noche una cena-reencuentro de amigos y compañeros de la facultad. Aunque ellas se seguían viendo antes (y después) de ese diciembre de 2006, pero no las cuatro juntas, a la vez, todas para una, como aquellos maravillosos años que fueron de 1997 a 2001.

Cuatro chicas sonrientes y felices, como si el tiempo se hubiera detenido antes de aquel veintitantos de junio de 2001 cuando se acabó la universidad y empezaba la vida adulta. Menuda nochecita la de la graduación. Fue un día maravilloso, inolvidable, pero, a la vez y paradójicamente, triste. Era el final de vernos a diario, de los trabajos de la facultad, de salidas nocturnas, de fiestas universitarias. Nos chocábamos de frente con la realidad, con lo que sería nuestra vida una vez que creces, porque el día en que realmente te das cuenta de que has crecido es el día en que te gradúas. Al menos para mí fue así.

Y esas cuatro chicas sonrientes representan a todo un grupo de amigos con el que compartí muchas risas, muchos trabajos, salidas nocturnas, cines, cafés, apuntes…Y hoy queda el recuerdo, o más bien los recuerdos, que a veces parecen tan cercanos que siento que ocurrió ayer y no hace ya una década o más en algunos casos.

Poco antes de ver esa foto de gratos recuerdos le hice a una de ellas un comentario vía Facebook recordando una vieja anécdota y mi amiga me preguntaba: “¿Aún te acuerdas de aquello?”. Por supuesto que me acuerdo, amiga, es mi vida, sois parte de mi vida, son mis recuerdos y nunca olvidaré los momentos que vivimos juntos. Esos recuerdos son más fuerte que cualquier cosa y nada ni nadie los borrará jamás porque ocupan demasiado espacio en mi corazón como para olvidarlos.

Recuerdo aquella cena-reencuentro, y la mini-quedada un año después de los más fieles (Marta, Marisa, Meli, Alfonso, Antonio y yo). Recuerdo nuestra graduación, las fiestas previas al viaje de fin de curso, recuerdo cumpleaños de Marta en su casa, recuerdo salidas nocturnas en diciembre y en enero y en cualquier mes del año. Recuerdo aburridísimas clases pasando el tiempo sentados en dos filas: nosotras delante, ellos detrás. Recuerdo el buscaminas y los posters heavys y de las ‘pepis’. Recuerdo barriladas, cursos de fotografía, escapadas al centro, la Parrapa y el Atlético Guirigay (el mejor equipo de fútbol del planeta). Recuerdo a Rigodón y a Willy Fogg (jeje). Recuerdo por qué el coyote nunca cogió al correcaminos e idas de olla varias. Recuerdo Praga (¿cuándo nos vamos?).

Lo bueno del recuerdo es que siempre te quedas con los buenos, mientras los malos se esfuman o, al menos, se difuminan y no resultan ser tan malos. De cualquier forma, lo malo también forma parte de aquella época: esas cosas también nos hicieron madurar y crecer, ser quiénes hoy somos y lo que seremos en el futuro. Pero no quiero recordar ahora lo malo, sino lo bueno.

Es cierto que la Universidad puede ser la mejor época de tu vida, aunque la actual no está nada mal (gracias pequeño), y por esa razón nunca la olvidaré y siempre estareis en mi mente y en mi corazón. Y ojalá pudiésemos vernos más, pero la vida es la vida y tiene estas cosas. Yo seguiré pensando en vosotros y esbozando una sonrisa o, directamente, una carcajada, cuando os recuerde.

Os quiero chicos.

With a little help from my friends