Las Cosas De Altisidora

Todas estas malandanzas te suceden, empedernido caballero, por el pecado de tu dureza y pertinacia; y plega a Dios que se le olvide a Sancho tu escudero el azotarse, porque nunca salga de su encanto esta tan amada tuya Dulcinea, ni tú la goces, ni llegues a tálamo con ella, a lo menos viviendo yo, que te adoro.

Lo que hace el alcalde 15/02/2010

Hoy para que nadie me acuse de defender a muerte al PSOE, voy a criticar a la ‘municipalidad’ de Sevilla, es decir, a nuestro Ayuntamiento y nuestro Alcalde en persona porque, al fin y al cabo, salió elegido democráticamente y eso lo convierte en el alcalde de todos los sevillanos, independientemente de tu ideología y de si lo votases o no.

En primer lugar tengo que reconocer que lo voté, en fin: no quiero señoritos andaluces gobernando, ni en Sevilla (Zoido) ni en Andalucía (Arenas); el Partido Andalucista se encontraba sumido en todas las historias de la Sociedad Estadio Olímpico e Izquierda Unida…bueno, también estoy a favor del voto útil y esa fue mi excusa para no votar a IU (eso y que me considero ‘progre’ o socialdemócrata, pero no roja o comunista).

Lo voté, igual que miles de sevillanos, y ahora tenemos lo que nos merecemos. Nuestro alcalde, el más longevo de la democracia (lleva un chorro de años ya y cada día me tiene más fuera de mis casillas), ha hecho cosas muy criticables como:

Duplica el presupuesto para la construcción de esas horribles setas de la Encarnación. Yo no estoy en contra de las setas como muchos sevillanitos retrógrados que viven anclados en el pasado y que dicen que una ciudad con la solera de Sevilla no puede ‘destrozar’ el clasicismo de sus edificios y de su patrimonio con algo tan moderno. Yo estoy en contra de las setas por tres razones:

  • Primera: el hecho de que son feas con ansia. A mi personalmente no me gustan, pero estoy a favor de que se hagan construcciones modernas que nos coloquen en el siglo XXI, como la Torre Pelli, también criticada por aquella vieja historia del ‘nada debe superar en altura a la Giralda’. Qué tontería, ni que la Giralda fuese a perder su señorío porque deje de ser lo más alto de la ciudad.
  • Segunda: porque este año que casi está empezando se ‘ha descubierto’ que el proyecto es inviable debido al mal diseño del arquitecto Jürgen Mayer, algo que ya se sabía en 2007 según una serie de informes existentes de aquel año.
  • Tercera: el proyecto, además de feo y mal diseñado, lleva un retraso considerable en su finalización y, encima, nos costará a los sevillanos 25,8 millones de euros más de los previstos. Mucha pasta para algo inviable y feo de narices.

Se dedica a hacer carril-bici alegremente: tenemos tropecientos kilómetros de carril-bici, somos la segunda ciudad de Europa, tras Amsterdam, con más kilómetros de carril-bici y eso que en la ciudad tenemos 9 meses de calor, 2 de frío húmedo y uno más de lluvias. Sí, sin duda es ideal disponer de carril-bici en Sevilla. Además, lo ha hecho a costa de quitar miles de plazas de aparcamiento en una ciudad de tamaño medio con tráfico de gran ciudad y vías y accesos de pequeña ciudad. Gracias don Alfredo por, no contento con quitar aparcamientos encarece, por ordenanza municipal, las multas, quiere, además, que los empleados del servicio municipal de grúas puedan llevarse coches sin que haya un agente de la policía local presente y encima nos construya ‘parkings’ municipales que cobran el minuto a precio de oro. No nos puedes obligar a utilizar el transporte público mientras no funcione con puntualidad alemana y, desde luego, no nos puede obligar a utilizar la bicicleta a los que vivimos en barrios del extrarradio y trabajamos en la otra punta de la ciudad. Tardaría casi dos horas en transporte público, mientras que en coche son 40 minutos y, por supuesto, no pienso ir en bici a trabajar porque yo hago el ejercicio que quiero y cuando quiero.

También ha estrechado calles y aceras para poner su deseadísimo carril-bici y presumir de ciudad sostenible y ha logrado que a su propio transporte público y municipal le cueste acceder a ciertas zonas. Además, en lugares como la Avda de la Cruz Roja, donde antes había dos carriles (ambos en el mismo sentido) ahora hay uno solo, lo que significa que cuando el autobús para en cada una de las paradas que tiene en una avenida de 200 metros, todos los coches detrás se paran también.

Y gracias al carril-bici el alcalde nos ha dado una nueva clase de sevillanos: los ciclistas, esas personas que van en sus cacharros de dos ruedas por la carretera en vez de por el carril bici que tienen a 4 metros; esas personas que pitan a los peatones en la Avenida de la Constitución, donde no hay carril bici por cierto, y que encima quieren que te quites para pasar ellos; esas personas en bicicleta que no respetan señales de tráfico, ni tan siquiera aquellas que son de uso exclusivo para ciclistas. Gracias alcalde, por hacer que soportemos todo esto.

El precio del metro (me refiero al transporte). El metro es asunto polémico en Sevilla desde hace 25 años. Primero se dilapidó una fortuna en abrir túneles y bocas que luego se cerraron: yo no vi la fuente de la Puerta de Jerez hasta los 12-13 años porque no estaba allí, la habían quitado para construir una boca de metro, y lo mismo con la estatua de Plaza Nueva.

Con Monteseirín empezó a construirse y después de retrasos variados (la tuneladora, el paso bajo el río, las ruinas que encontraban cada vez que se excavaba…) tenemos Línea 1. Hizo la que iba de Montequinto a Mairena del Aljarafe, cuando, quizás, lo lógico habría sido empezar por el aeropuerto y Santa Justa. Pero, al final, tenemos metro, aunque tarda mucho (ilógico porque para estar 15 minutos esperando bajo tierra espero mejor el autobús en la superficie) y es muy caro: no sirve el bonobús de los transportes urbanos de Sevilla. ¿Por qué? Porque en un ‘alarde de inteligencia’ se le concedió la explotación del metro a una sociedad distinta a la que gestiona autobuses y el tranvía y lo peor de todo es que la máquina y los vagones del metro son los mismos que los del tranvía. ¿Quién se equivocó?.

Cosas buenas que ha hecho:

Peatonalizar la Avenida de la Constitución y la Plaza Nueva. Al principio los comerciantes se echaron las manos a la cabeza porque decían que perderían dinero y cerrarían sus negocios. La verdad de todo esto es que tenemos un casco histórico prácticamente libre de humos, lleno de gente y donde grandes multinacionales han abierto negocios que han creado empleo y que siempre están a rebosar. Ahora la Catedral está limpita y todo nuestro patrimonio se ve mucho mejor.

El Metrocentro. Mucha gente criticó el tranvía, pero la verdad es que la gente lo utiliza, y mucho, sobre todo los ancianos. Le da a la ciudad un aspecto muy interesante, a medio camino entre lo clásico y lo moderno y a los turistas les encanta hacerle fotos. Además, el bonobús sirve tanto para los autobuses municipales como para el tranvía y se puede hacer transbordo.

El metro que, a pesar de sus retrasos, de su precio y su tardanza, ha sido posible gracias a su empeño como alcalde. Ahora sólo falta que siga con el resto de las líneas, que no las construyan con retrasos, que unifique los billetes con tranvía y autobuses y que sea realmente competitivo.

En las próximas elecciones municipales votaré a Pilar González, la candidata del Partido Andalucista, porque no quiero que Monteseirín siga aumentando su longevidad en la alcaldía de Sevilla (bueno, si Alfonso Guerra es, finalmente, el candidado me lo pensaré) y porque no quiero, ni en broma, que Zoido gobierne (mejor que se vaya a retratarse limpiando en el Vacie que es lo que le va, lo mediático).

Creo que nos vendrá bien una andalucista en la alcaldía y también una mujer porque, reconozcámoslo, Soledad Becerril lo hizo estupendamente, aunque su ideología diste de la mía.

Anuncios
 

4 Responses to “Lo que hace el alcalde”

  1. ariovisto Says:

    A Monteseirín le queda poco, no padezcas….

    Me gustaría hacerte una reflexión:

    Ya sé que los post que publico no son demasiado de tu agrado y que los argumento tan bien que en muchos de ellos no tienes palabras para rebatirlos ( 🙂 ) pero me encantaría que alguna vez me hicieras algún comentario ad hoc, incluso algunos no hablan de política… jeje… No sé, por el dinamismo y el intercambio, más que nada.

    Un beso narancella

  2. Brenda Says:

    Yo no lo voté!!!!!!!

  3. Guille Says:

    Lamento que tengas esa opinión de los ciclistas. Evidentemente algo muy grave ha debido pasarte con alguno de ellos (nosotros). Yo soy ciclista y sin embargo suelo pararme en los semáforos en rojo, uso el carril-bici y no timbro a los peatones en zonas peatonales. Tampoco todos los automovilistas conducen como Farruquito, ¿verdad?

  4. Infiltrado Says:

    No, querida, no salió democráticamente, el PP tenía más votos, pero el partido ése del voto inútil que dices se alió con el otro partido superprogre que tú votaste.

    Que de progres no tienen nada, son lo más cateto de toda Andalucía, y lo más ratero. La estructura interior del PSOE funciona como un mercadillo de gitanos. No te puedo decir porqué lo sé, pero lo sé.

    Si quieres votar algo útil que no sea el PP, no votes, huye.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s