Las Cosas De Altisidora

Todas estas malandanzas te suceden, empedernido caballero, por el pecado de tu dureza y pertinacia; y plega a Dios que se le olvide a Sancho tu escudero el azotarse, porque nunca salga de su encanto esta tan amada tuya Dulcinea, ni tú la goces, ni llegues a tálamo con ella, a lo menos viviendo yo, que te adoro.

Alucino con Esperanza 22/02/2010

Cuando ya pensaba que Esperanza Aguirre no podía soltar más sandeces por esa boquita que Dios le ha dado, va y vuelve a hacer una de esas declaraciones, ‘off the record’, que parece que tanto le gustan últimamente.

La última de la ‘reina’ madrileña es decir, presuntamente desde la ironía (aunque también dudo que Espe sepa lo que es la ironía y el sarcasmo), que el pacto con el PSOE pasa por que le den al PP dos ministerios, concretamente Economía y Trabajo. ¡olé, olé y olé! Y la señora se queda tan ancha.

Alguien debería decirle  a esta mujer que el derecho a tener una cartera en un Ministerio para por que tu partido político gane las elecciones, y como en las Generales no hay tamayazos que valgan, resulta que el PP perdió las últimas y, por tanto, derechos a Ministerios, cero patatero. Aparte, jugar a la extorsión infantil del tipo “mamá, mamá: si no me das caramelos, te pintarrajeo las paredes”, que es a lo que suena lo del pacto a cambio de ministros populares, es ridículo y demuestra que no hay interés por mejorar las cosas, sino empeorarlas para ganar a toda costa y luego volver a enriquecer a los amigos.

Yo no entiendo muy bien cómo el partido en el que milita le permite hacer ese tipo de declaraciones absurdas, carentes de sentido y que demuestran claramente que al PP no le interesan los pactos de gobierno ni por el bien de España ni de los españoles. A ellos lo que les gusta es el ‘cuanto peor vayan las cosas, mejor para nosotros’. ¿Realmente ése es el partido que los españoles queremos que nos gobierne? ¿Ellos nos van a sacar de la crisis cuando una de sus ‘cabezas de cartel’ dice que sólo se pacta si le dan parte del Gobierno del país? Habrase visto semejante incongruencia en algún país del Primer Mundo…

No sé qué pretende Aguirre al decir que ellos ‘merecen’ esos dos ministerios porque sus recetas económicas son las que pueden sacar a España del pozo y, a la vez, no hago más que oir voces provenientes de Madrid y Comunidad Valenciana, ambas presididas por el PP, que dicen que si no son capaces de arreglar las cosas a escala autonómica, ¿cómo van a hacerlo a escala nacional?.

Lo peor de todo es que ZP está tan a la deriva en medio de la crisis que el PP gana adeptos a pesar de que no es la solución: no nos pueden gobernar personas que descalifican permanentemente al país cuando más necesita del apoyo de todos, no nos pueden gobernar personas que están siendo investigadas por una presunta trama de corrupción bastante grave, no nos pueden gobernar personas que insultan gravemente a compañeros de partido que son indudablemente mejor que ellos, no nos pueden gobernar señores que ponen condiciones inasumibles a un pacto necesario y beneficioso para todos. El PP no puede ni debe ser la solución a los problemas de España.

Hoy le tengo especial tirria a doña Espe, pero es lógico si tienes en cuenta que estamos ante una señora que ha perdido toda su credibilidad con el insulto y el comentario despectivo, que pide cosas imposibles, que es imagen de lo peor que hay en política y que demuestra con sus actos que lo que le interesa es el poder por el poder y el bien ciudadano, que lo hagan otros o que se aguanten.

Anuncios
 

La ¿buena? educación

‘Despreciativa y soez’ llama hoy Javier  Marías a la ¿señora? Esperanza Aguirre en su artículo Esa puta mierda publicado hoy en El País. ¿Por qué la llama eso? (soez y despreciativa quiero decir). Lo hace por dos razones que bien podrían ser tres:
1.    Llamar ‘hijoputa’ a, según ella, un ex representante del Ayuntamiento de Madrid. Y según todos los demás por llamárselo al mismísimo alcalde de Madrid, el señor Ruiz Gallardón, la única persona del PP que merece todos mis respetos y más. Por aguantar tantas sandeces y tantos insultos provenientes de ‘su partido’ (Gallardón, háganos un favor a todos los españoles y salga de ahí, cree su propio partido, preséntese a las elecciones generales. Tiene mi voto…y soy de izquierdas).
Da lo mismo que se lo llame a uno o a otro, porque independientemente del receptor de la cólera de la Aguirre (aunque dudo mucho que esta señora sepa quién es Werner Herzog) es rastrero llamar así a alguien, más aún cuando la lindeza proviene de la ‘boquita’ de la ¿señora? Presidente de la Comunidad de Madrid. Menuda representante tiene Madrid en sus más altas esferas…
2.    Decirle al Alcalde de Becerril de la Sierra, durante una visita al municipio, qué cómo podía haber autorizado ‘esa puta mierda’. Y mira que hay sinónimos sin necesidad de caer en la ordinariez. Luego dicen que las niñas de colegios de pago somos las peores, y no me extraña si nos representan especímenes como éste.
¿Cómo la máxima autoridad y representante política de los madrileños tiene la caradura de hacer ese tipo de comentarios malintencionados, maleducados, soeces y despóticos? ¿Quién se ha creído esta mujer que es?
3.    Ganar las elecciones de una forma un tanto oscura, denunciando una ‘turbiedad’ (creo recordar que nunca aclarada) en las elecciones que perdió para que se volvieran a celebrar y entonces ganó. ¡¡Viva el Tamayazo!! Y yo que pensé que estas cosas no pasaban en los países modernos y civilizados.

Ésa es la educación de las altas esferas del PP, la de Esperanza y sus insultos y comentarios despreciativos, la de Aznar y la ya famosísima peineta (qué vergüenza que ese ¿señor? Sea expresidentes y nos ¿represente? En el mundo…menudo elemento).

Y en todo esto tengo que reconocer que me da pena Rajoy, porque es un ser humano sin personalidad ni carisma, al que la dirección de un partido le viene grande no, sino enorme, pero que, al menos, y mientras no se demuestre lo contrario, en un señor bien educado y nunca malhablado.

 

Invicto, impresionante 16/02/2010

El domingo vi la que seguro es una de las películas de la década: ‘Invictus’, el sincero homenaje de Clint Eastwood a uno de los seres humanos con más agallas de la humanidad: el grandísimo Nelson Mandela, el auténtico padre de Sudáfrica, al menos de la Sudáfrica libre y democrática.

Para homenajear al más grande de los prisioneros, el 466/64 (todo un símbolo de la libertad y, sobre todo, de la lucha contra esa cosa horrible que fue el apartheid) durante 27 larguísimos años en Robben Island, Clint escogió un episodio puntual, pero no por ello menos importante, de la historia de la presidencia de Mandela: la Copa del Mundo de Rugby de 1995 que ganó Sudáfrica y que hizo que negros y blancos se unieran bajo una misma bandera por primera vez. Todos unidos.

Me impresiona profundamente que una persona que sufrió tanto fuese capaz de perdonar, sin ningún género de dudas, a quienes lo encarcelaron en una minúscula celda durante casi 3 décadas. Eso demuestra que, gracias a Dios, hay hombres que están hechos de otra pasta. Que están los GRANDES y luego estamos todos los demás.

Mandela debería ser ejemplo para todos, en cada rincón del planeta, él sí que fue un símbolo de la paz y no Obama que lo único que ha hecho para ser Nobel es ser negro en un país de racistas…y gobernarlos a todos. Pero no como Nelson. Obama no es igual. Ni que lo sueñe. Él no es de otra pasta: es como todos.

Ésta fue su inspiración:

Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que pudieran existir
por mi alma invicta.
En las azarosas garras de las circunstancias
nunca me he lamentado ni he pestañeado.
Sometido a los golpes del destino
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.
Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
donde yace el Horror de la Sombra,
la amenaza de los años
me encuentra, y me econtrará, sin miedo.
No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino:
soy el capitán de mi alma.

 

Lo que hace el alcalde 15/02/2010

Hoy para que nadie me acuse de defender a muerte al PSOE, voy a criticar a la ‘municipalidad’ de Sevilla, es decir, a nuestro Ayuntamiento y nuestro Alcalde en persona porque, al fin y al cabo, salió elegido democráticamente y eso lo convierte en el alcalde de todos los sevillanos, independientemente de tu ideología y de si lo votases o no.

En primer lugar tengo que reconocer que lo voté, en fin: no quiero señoritos andaluces gobernando, ni en Sevilla (Zoido) ni en Andalucía (Arenas); el Partido Andalucista se encontraba sumido en todas las historias de la Sociedad Estadio Olímpico e Izquierda Unida…bueno, también estoy a favor del voto útil y esa fue mi excusa para no votar a IU (eso y que me considero ‘progre’ o socialdemócrata, pero no roja o comunista).

Lo voté, igual que miles de sevillanos, y ahora tenemos lo que nos merecemos. Nuestro alcalde, el más longevo de la democracia (lleva un chorro de años ya y cada día me tiene más fuera de mis casillas), ha hecho cosas muy criticables como:

Duplica el presupuesto para la construcción de esas horribles setas de la Encarnación. Yo no estoy en contra de las setas como muchos sevillanitos retrógrados que viven anclados en el pasado y que dicen que una ciudad con la solera de Sevilla no puede ‘destrozar’ el clasicismo de sus edificios y de su patrimonio con algo tan moderno. Yo estoy en contra de las setas por tres razones:

  • Primera: el hecho de que son feas con ansia. A mi personalmente no me gustan, pero estoy a favor de que se hagan construcciones modernas que nos coloquen en el siglo XXI, como la Torre Pelli, también criticada por aquella vieja historia del ‘nada debe superar en altura a la Giralda’. Qué tontería, ni que la Giralda fuese a perder su señorío porque deje de ser lo más alto de la ciudad.
  • Segunda: porque este año que casi está empezando se ‘ha descubierto’ que el proyecto es inviable debido al mal diseño del arquitecto Jürgen Mayer, algo que ya se sabía en 2007 según una serie de informes existentes de aquel año.
  • Tercera: el proyecto, además de feo y mal diseñado, lleva un retraso considerable en su finalización y, encima, nos costará a los sevillanos 25,8 millones de euros más de los previstos. Mucha pasta para algo inviable y feo de narices.

Se dedica a hacer carril-bici alegremente: tenemos tropecientos kilómetros de carril-bici, somos la segunda ciudad de Europa, tras Amsterdam, con más kilómetros de carril-bici y eso que en la ciudad tenemos 9 meses de calor, 2 de frío húmedo y uno más de lluvias. Sí, sin duda es ideal disponer de carril-bici en Sevilla. Además, lo ha hecho a costa de quitar miles de plazas de aparcamiento en una ciudad de tamaño medio con tráfico de gran ciudad y vías y accesos de pequeña ciudad. Gracias don Alfredo por, no contento con quitar aparcamientos encarece, por ordenanza municipal, las multas, quiere, además, que los empleados del servicio municipal de grúas puedan llevarse coches sin que haya un agente de la policía local presente y encima nos construya ‘parkings’ municipales que cobran el minuto a precio de oro. No nos puedes obligar a utilizar el transporte público mientras no funcione con puntualidad alemana y, desde luego, no nos puede obligar a utilizar la bicicleta a los que vivimos en barrios del extrarradio y trabajamos en la otra punta de la ciudad. Tardaría casi dos horas en transporte público, mientras que en coche son 40 minutos y, por supuesto, no pienso ir en bici a trabajar porque yo hago el ejercicio que quiero y cuando quiero.

También ha estrechado calles y aceras para poner su deseadísimo carril-bici y presumir de ciudad sostenible y ha logrado que a su propio transporte público y municipal le cueste acceder a ciertas zonas. Además, en lugares como la Avda de la Cruz Roja, donde antes había dos carriles (ambos en el mismo sentido) ahora hay uno solo, lo que significa que cuando el autobús para en cada una de las paradas que tiene en una avenida de 200 metros, todos los coches detrás se paran también.

Y gracias al carril-bici el alcalde nos ha dado una nueva clase de sevillanos: los ciclistas, esas personas que van en sus cacharros de dos ruedas por la carretera en vez de por el carril bici que tienen a 4 metros; esas personas que pitan a los peatones en la Avenida de la Constitución, donde no hay carril bici por cierto, y que encima quieren que te quites para pasar ellos; esas personas en bicicleta que no respetan señales de tráfico, ni tan siquiera aquellas que son de uso exclusivo para ciclistas. Gracias alcalde, por hacer que soportemos todo esto.

El precio del metro (me refiero al transporte). El metro es asunto polémico en Sevilla desde hace 25 años. Primero se dilapidó una fortuna en abrir túneles y bocas que luego se cerraron: yo no vi la fuente de la Puerta de Jerez hasta los 12-13 años porque no estaba allí, la habían quitado para construir una boca de metro, y lo mismo con la estatua de Plaza Nueva.

Con Monteseirín empezó a construirse y después de retrasos variados (la tuneladora, el paso bajo el río, las ruinas que encontraban cada vez que se excavaba…) tenemos Línea 1. Hizo la que iba de Montequinto a Mairena del Aljarafe, cuando, quizás, lo lógico habría sido empezar por el aeropuerto y Santa Justa. Pero, al final, tenemos metro, aunque tarda mucho (ilógico porque para estar 15 minutos esperando bajo tierra espero mejor el autobús en la superficie) y es muy caro: no sirve el bonobús de los transportes urbanos de Sevilla. ¿Por qué? Porque en un ‘alarde de inteligencia’ se le concedió la explotación del metro a una sociedad distinta a la que gestiona autobuses y el tranvía y lo peor de todo es que la máquina y los vagones del metro son los mismos que los del tranvía. ¿Quién se equivocó?.

Cosas buenas que ha hecho:

Peatonalizar la Avenida de la Constitución y la Plaza Nueva. Al principio los comerciantes se echaron las manos a la cabeza porque decían que perderían dinero y cerrarían sus negocios. La verdad de todo esto es que tenemos un casco histórico prácticamente libre de humos, lleno de gente y donde grandes multinacionales han abierto negocios que han creado empleo y que siempre están a rebosar. Ahora la Catedral está limpita y todo nuestro patrimonio se ve mucho mejor.

El Metrocentro. Mucha gente criticó el tranvía, pero la verdad es que la gente lo utiliza, y mucho, sobre todo los ancianos. Le da a la ciudad un aspecto muy interesante, a medio camino entre lo clásico y lo moderno y a los turistas les encanta hacerle fotos. Además, el bonobús sirve tanto para los autobuses municipales como para el tranvía y se puede hacer transbordo.

El metro que, a pesar de sus retrasos, de su precio y su tardanza, ha sido posible gracias a su empeño como alcalde. Ahora sólo falta que siga con el resto de las líneas, que no las construyan con retrasos, que unifique los billetes con tranvía y autobuses y que sea realmente competitivo.

En las próximas elecciones municipales votaré a Pilar González, la candidata del Partido Andalucista, porque no quiero que Monteseirín siga aumentando su longevidad en la alcaldía de Sevilla (bueno, si Alfonso Guerra es, finalmente, el candidado me lo pensaré) y porque no quiero, ni en broma, que Zoido gobierne (mejor que se vaya a retratarse limpiando en el Vacie que es lo que le va, lo mediático).

Creo que nos vendrá bien una andalucista en la alcaldía y también una mujer porque, reconozcámoslo, Soledad Becerril lo hizo estupendamente, aunque su ideología diste de la mía.

 

Por un puñado de euros (426 exactamente) 14/02/2010

Esta semana, el Gobierno de ZP prorrogó la ayuda de 420€ (ahora 426€) durante otros seis meses para aquellas personas en paro que no cobren ya subsidios por desempleo (y que no hayan cobrado con anterioridad esta ayuda).

La medida ha sido ampliamente criticada, sobre todo por el PP, pero también por muchos ‘progres’ españoles, tal y como se puede comprobar leyendo los comentarios a las noticias que publica El País a diario.

No entiendo cómo hemos llegado a convertirnos en una sociedad tan rastrera e insolidaria que pone el grito en el cielo porque, a pesar de la crisis económica que nos ahoga a todos, el Gobierno decide darle una mínima ayuda a los que se han quedado sin nada para que, al menos puedan comer.

La gente repite que son nosécuántos millones de euros tirados a la basura, igual que la vez anterior y que se deje de limosnas y acabe con el paro. Como si acabar con el paro fuera tan fácil, Sobre todo en un país cuya economía se ha sustentado la última década en el ladrillo y ahora que ha estallado la burbuja inmobiliaria, todo el que trabajaba en la construcción, directa o indirectamente, ha pasado a engrosar las listas del INEM.

Que genere empleo le dicen a ZP y se deje de chorradas. Eso, que genere empleo y mientras tanto que todas esas personas que no tienen sueldos ni subsidios se mueran de hambre o si no, las eliminamos. Total, no seríamos, desgraciadamente, los primeros en la Historia de la Humanidad es hacer algo tan atroz e inhumano.

Por muy mal que vayan las cosas no podemos dejar desamparados a los más de 4 millones de parados que, oficialmente, hay en España. Y por supuesto lo que no se puede hacer, como mucha gente en los foros de El País (e imagino que en otros periódicos que, reconozco, no he leído, porque soy ‘progre’ y me gusta cómo cuentan las cosas los de Prisa. Soy humana y subjetiva y no me avergüenza reconocerlo, a pesar de haber estudiado periodismo) es llamar vagos, vividores del cuento, a estas personas que cobran los subsidios. Ya, claro, me voy a ir al pago porque es un chollazo que ZP me de 426€ al mes en vez de ser mileurista en toda regla. Es ridículo, absurdo, demagogo y propio de una mente obtusa e inculta, además de ser insolidario y vergonzoso. Esperemos que estas personas nunca se vean en esa situación de necesidad.

Y lo de ‘genera empleo’ es, cuanto menos, divertidísimo. Un ejemplo: la empresa en la que trabajo es una de las empresas andaluzas del sector en el que nos movemos que menos ha acusado la crisis y que ha obtenido más beneficios. Claro que no han ganado tanto como esperaban pero que no tergiversen la verdad: no han perdido sino, simplemente, han dejado de ganar en función de sus previsiones totales. A pesar de obtener beneficios han despedido a unas 20 personas desde noviembre, la mayoría improcedentes (y algún que otro contrato no renovado o finalizaciones de obras y servicios), y muchos acabarán (o acabaremos) igual que ‘nuestros compañeros caídos’. ¿Tiene la culpa ZP de eso?. Es decir, ¿qué puede hacer este Gobierno o cualquier otro para evitar que un empresario despida ‘x’ personas, a pesar de obtener beneficios, simplemente porque con menos personal pagará menos sueldos y, por tanto, más dinero para él?.

El problema del empleo en este país creo que es que a los empresarios sólo les importa enriquecerse a toda costa y mientras sus cuentas corrientes estén llenas de ceros (a la derecha) da igual que seamos el penúltimo en Europa, que nos llamen ‘cerdos’ desde Financial Times, que no tengamos industrias, que apenas exportemos, que las pocas industrias que tenemos fabriquen en el tercer Mundo porque es mejor pagar 30 € al mes en Vietnam que mil en España, que nos ahoguemos entre ladrillos y pisos vacíos que nadie puede comprar. Nada importa si ellos siguen siendo ricos. Los empresarios no quieren invertir en calidad de vida para la mayoría mediante el fomento del empleo y sueldos dignos. Quieren calidad de vida para ellos y sus opulentas familias. Y así, mientras tanto, los pobres cada vez son más pobres y los ricos más ricos. Y…¿a qué me recuerda esto?…ah! Claro: a Centro y Sudamérica.

En definitiva: claro que el Gobierno debe fomentar la creación de empleo, no subirnos los impuestos a niveles alemanes cuando nuestros sueldos están a niveles búlgaros (por poner un ejemplo al voleo), bajar sueldos a políticos y altos funcionarios, fomentar ayudas al empresario emprendedor y al que cree futuro.

Y mientras hace todas esas cosas y muchas más (no soy, ni lo pretendo, una experta en Economía. Es más: entiendo poco de ella) bien por los 426€ de ayuda a los más necesitados porque por mucho que algunos digan que eso es una miseria, pregúntale a quien no tiene nada si no le vienen bien, al menos, para llevar un plato de comida a su casa cada día. Porque la calidad moral de un país se mide, en parte, por su solidaridad y no puedes dejar en la miseria y la indigencia a quien no tiene un sueldo por las circunstancias de la crisis porque no hay dinero y el Estado sigue endeudándose. Al menos estaremos endeudados, pero con las conciencias tranquilas.

 

Lo incomprensible 13/02/2010

Hay cosas en este país que resultan realmente incomprensibles aunque claro, como siempre, habrá gente que considere de lo más normal lo que para ti es inaudito. Es el eterno enfrentamiento entre las dos (¿o son más?) Españas: y donde tú dices blanco, yo digo negro (o rojo…que así lo prefiere la Derecha española).

Y entre todas esas cosas incomprensibles (las frutas mezcladas de Ana Botella, la niña de Rajoy, autodeterminaciones presuntamente históricas, las mentiras del 11M, el hacer oídos sordos al rotundísimo ‘No a la Guerra’ de la sociedad española, los polémicos 426€, el ladrillazo, acusaciones en el Congreso, Gürtel, los Gal, el terrorismo, Caja Madrid, Aguirre vs Gallardón, un tal señor Roldán, ‘Cospe’, los sueldazos para siempre de los políticos españoles…) destaca una en los últimos días: el juez Garzón ¡¡juzgado!!

¿Juzgado? ¿Por qué?: ésa es la pregunta que, al parecer se hacen en el mundo. Un juez que pretende establecer la dignidad a todos aquellos a quienes los sublevados y rebeldes que acabaron con un gobierno legal y democráticamente constituido se la robaron lo juzgan por ‘prevaricación’:

Delito que consiste en que una autoridad, juez u otro funcionario público dicte una resolución arbitraria en un asunto administrativo o judicial, a sabiendas que dicha resolución es injusta. Dicha actuación es una manifestación de un abuso de autoridad.

Y ¿quién acusa al juez de prevaricar, de abusar de su autoridad?: nada más y nada menos que Manos Limpias y Falange, o, lo que es lo mismo, los últimos reductos ‘legalmente’ constituidos del franquismo. Increíble que en Alemania sea delito la apología del nazismo y exhibir cualquier tipo de simbología de la mayor vergüenza de aquel país y que en España se permita que organizaciones de este tipo existan, que se manifiesten cuando se elimina, por fin, una estatua que mantiene abiertas las heridas de 40 años de injusticia, que canten aquel himno maldito que borró a Riego para siempre y que ahoga ahora, a veces, menos mal, nuestra marcha granadera (que así es como se conoce a nuestro himno nacional, demócrata y legal).

Garzón quería juzgar los crímenes de lesa humanidad (asesinatos, deportaciones, persecuciones, encarcelamientos y torturas por motivos políticos e ideológicos en el caso español de 40 años de vergüenza) cometidos durante la represión franquista, gracias a la Ley de Memoria Histórica y gracias a que ese tipo de delitos nunca jamás prescriben, sobre todo mientras haya un descendiente de un asesinado que clame justicia. Pero parece que después de casi 32 años de Democracia y casi 35 de la muerte de quien tomó el poder por la fuerza, aún hay gente que no condena lo que pasó dentro de nuestro país de 1939 a 1975 y que pasa, al final, por miles de cadáveres abandonados como animales en las cunetas de los pueblos de toda España.

Pero Garzón prevarica, abusa de su autoridad porque es ‘un progre’ (la derechona española nos llama así pensando que nos insultan…mil veces progre antes que retrógrado, anclado en un pasado que sólo fue mejor para los que lo añoran. Y menos mal que no toda la Derecha es así porque, de lo contrario, mucho peor nos iría) enemigo de España (me río de este tipo de acusaciones cuando los enemigos de España siempre fueron los que la atacaron por la fuerza) empeñado en reabrir heridas ya superadas (si estuvieran superadas nadie querría dignificar todas aquellas muertes cometidas con nocturnidad y alevosía) y con ínfulas de estrella mediática.

A lo mejor Garzón es un buen hombre, un gran hombre, estoy segura de ello, que quiere hacer justicia porque ésa es su función y hay cosas que no pueden ser enterradas y luego a mirar hacia otro lado (como con Lorca) y es necesario no olvidar para no cometer los mismos errores y hay que juzgar y denunciar porque así se restablece el orden perdido. Y Garzón está en todo su derecho, como juez, de juzgar crímenes y criminales.

Y en todo este contexto, todos aquellos que defienden la acción de Manos Limpias (más bien sucias, sucísimas, como las de aquellos ‘poderosos’ del pasado que disparaban a todo aquel (o aquella) que tuviera pensamiento propio y distinto al del dictadorcito que tuvo a mis padres y mis abuelos ‘acojonados’ durante años) y Falange (¿? Y dirán encima que ellos no son franquistas) sólo se repiten como papagayos en una cosa: ¿Y por qué no juzgó a Carrillo por los crímenes de Paracuellos? Fácil: aquello sucedió durante la guerra y una guerra es algo horrible donde tienes que hacer lo que esté en tu mano para sobrevivir. Además, en las guerras la gente se mata porque, desgraciadamente, casi de eso se trata. ¿Qué Carrillo se aprovechó presuntamente de su situación política destacada? Quizás…y siempre y cuando se demuestre que realmente estuvo implicado más allá de los que aparece escrito en la Causa General porque no olvidemos que la Historia la escriben siempre los vencedores y fueron los sublevados rebeldes (me niego a llamarlos nacionales porque españoles eran todos) quienes vencieron en una guerra entre hermanos que nos trajo un periodo oscuro en nuestro crecimiento y desarrollo.

De cualquier forma, nadie quiere juzgar los crímenes y las matanzas que se cometieron durante la Guerra Civil, sino los crímenes, las torturas, los exilios…que ocurrieron desde aquel 1 de abril de 1939 y hasta algunos años después del 20 de noviembre de 1975, a partir del que la media España perseguida y atemorizada respiró tranquila. Eso sí es abusar de tu poder y te tu posición.

Garzón, somos muchos los que estamos contigo. ¡Ánimo héroe!

En memoria de: Federico, algún día te encontrarán en un rinconcito de Granada y la poesía respirará tranquila; Antonio, porque nunca pudiste descansar en Sevilla, entre naranjos y fuentes que ahora y siempre te añoran; Miguel Hernández, encarcelado y alejado de su familia: además, es el Centenario de su nacimiento; las 13 rosas (Carmen, Martina, Blanca, Pilar, Julia, Adelina, Elena, Virtudes, Ana, Joaquina, Dionisia, Victoria y Luisa); Rafael Alberti y otros tantos exiliados ilustres porque en aquella España era mejor tener un pueblo inculto que siempre es más dócil; el doctor Puelles; los que murieron en Los Merinales y Castuera, campos de concentración franquistas; a las víctimas de Corbera del Ebro, Guernika y otros tantos ataques indiscriminados contra la población civil; y a otros tantos que olvido yque todos olvidamos.

 

Impresionante 06/02/2010

Filed under: Genios — altisidora @ 12:21
Tags: , ,

…Imagina que otro mundo es posible.

Gracias al periodista sevillano que nos ha dado a conocer este video maravilloso.