Las Cosas De Altisidora

Todas estas malandanzas te suceden, empedernido caballero, por el pecado de tu dureza y pertinacia; y plega a Dios que se le olvide a Sancho tu escudero el azotarse, porque nunca salga de su encanto esta tan amada tuya Dulcinea, ni tú la goces, ni llegues a tálamo con ella, a lo menos viviendo yo, que te adoro.

Aunque tú no lo sepas 28/12/2009

Aunque tu no lo sepas

me he inventado tu nombre

me drogué con promesas

y he dormido en los coches.

Aunque tu no lo entiendas

nunca escribo el remite en el sobre

por no dejar mis huellas.

Aunque tú no lo sepas

me he acostado a tu espalda

y mi cama se queja

fría cuando te marchas.

He blindado mi puerta

y al llegar la mañana

no me di ni cuenta

de que ya nunca estabas.

Aunque tu no lo sepas

nos decíamos tanto

con las manos tan llenas

cada día más flacos.

Inventamos mareas

tripulábamos barcos,

encendía con besos

el mar de tus labios.

Y toda tu escalera.

Escrita por Quique González para Enrique Urquijo, el cantautor madrileño se inspiró en un poema del mismo nombre escrito por Luis García Montero que, poco después, también fue inspiración para un relato corto de su esposa, Almudena Grandes, en el que se basó una película con título idéntico al poema.

La canción también es poesía, no en vano Quique González es, sobre todo y ante todo, un poeta urbano, como así lo demuestran cada una de sus composiciones musicales.

Aunque esta canción ha sido interpretada tanto por Urquijo como por el propio González, apareciendo en 3 discos diferentes (‘Desde que no nos vemos’ de Urquijo y Los Problemas y los discos ‘Ajuste de cuentas’ y ‘Pájaros Mojados’ de Quique González), he elegido la versión más reciente, la de El Canto Del Loco en el disco-homenaje ‘Por mí y por todos mis compañeros’, en el que versionan temas musicales españoles de varios géneros.

AUNQUE TU NO LO SEPAS

Como la luz de un sueño,
que no raya en el mundo pero existe,
así he vivido yo
iluminado
esa parte de ti que no conoces,
la vida que has llevado junto a mis pensamientos…

Y aunque tú no lo sepas, yo te he visto
cruzar la puerta sin decir que no,
pedirme un cenicero, curiosear los libros,
responder al deseo de mis labios
con tus labios de whisky,
seguir mis pasos hasta el dormitorio.

También hemos hablado
en la cama, sin prisa, muchas tardes
esta cama de amor que no conoces,
la misma que se queda
fría cuanto te marchas.

Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo,
hicimos mil proyectos, paseamos
por todas las ciudades que te gustan,
recordamos canciones, elegimos renuncias,
aprendiendo los dos a convivir
entre la realidad y el pensamiento.

Espiada a la sombra de tu horario
o en la noche de un bar por mi sorpresa.
Así he vivido yo,
como la luz del sueño
que no recuerdas cuando te despiertas.

Luis García Montero.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s