Las Cosas De Altisidora

Todas estas malandanzas te suceden, empedernido caballero, por el pecado de tu dureza y pertinacia; y plega a Dios que se le olvide a Sancho tu escudero el azotarse, porque nunca salga de su encanto esta tan amada tuya Dulcinea, ni tú la goces, ni llegues a tálamo con ella, a lo menos viviendo yo, que te adoro.

Hace un año que fui Lucy 11/02/2009

Ayer hizo exactamente un año que tuve mi primera experiencia con las drogas: un año de aquel viaje a Amsterdam. Qué bien lo pasamos, la verdad: recuerdo el olor del mercado de las flores y de aquella maravillosa tienda de chocolates, la humedad de la ciudad, el bocadillo del restaurante Cobra, las pinturas de Van Gogh, los canales, el timbre de las bicicletas, el frío, el tiempo (hizo bueno, a pesar de que no es lo habitual), la escalera del hotel de Raquel, el bar de “ambiente” que fui incapaz de reconocer (efecto secundario de la marihuana), al recepcionista guapito de nuestro hotel, mi móvil que no funcionaba (menos mal, porque le habría dicho a alguien que le quería, con cierta antelación a la que al final terminó siendo), cómo nos engañaron en la casa de Ana Frank…Y cómo me convertí en Lucy: porque ví el cielo de colores y los diamantes, y yo volaba, pensaba demasiado rápido, me reía sin parar, me aceleraba…

Hoy, un año después, mi vida es diferente. Ni mejor ni peor, sólo diferente. Peor seguro que no, porque todo lo que ocurrió después fue por una buena razón. Seguro. Tanto lo bueno como lo malo. Y en este último año he aprendido muchas cosas (o las sigo aprendiendo más bien): a valorarme un poco más, a ser pelín menos empática, a preocuparme menos por la opinión de la gente, a reestructurar mi pensamiento en la medida de lo posible, a pensar más en mí, a subir mi autoestima, a recuperar a mis amigas, a ser menos dependiente, a decidirme a ser, literalmente, independiente (mi mudanza se aproxima…), a deshechar a aquellas personas que nunca debí confundir con amigas (y amigos), a crecer, a derribar los muros poco a poco, a confiar más en mí, a replantearme mi vida y mi futuro, a liberarme a través de la escritura (a pesar de todo lo que eso también ha supuesto para mí), a saber qué quiero y qué no quiero, a aprender de mis errores para no volver a cometerlos…etc. Aún sigo aprendiendo e intentando todas esas cosas, que el camino el arduo y largo, y, por supuesto, aún no está completado.

Y como toda acción tiene su reacción, una serie de malos acontecimientos que sucedieron algunos meses después de aquel viaje a Amsterdam que cambió mi vida, fue lo que provocó que quisiera aprender, mejorar, crecer. Por lo que se deduce que de todo se saca siempre algo bueno, incluso de los que piensas y sientes que es muy malo, nefasto, horroroso.

Así que seguiré siendo Lucy, aunque en versión ampliada y mejorada.

Anuncios
 

5 Responses to “Hace un año que fui Lucy”

  1. ariovisto Says:

    Bonitas reflexiones Milnombres . La vida es un continuo intentar encontrarse a uno mismo, sea como fuere.
    Si algo te empuja a querer aprender, mejorar y crecer es bueno, por muy malo que fuese.

    Picture yourself on a train in a station,
    With plasticine porters with looking glass ties,
    Suddenly someone is there at the turnstyle,
    The girl with the kaleidoscope eyes.

    It is always good landing … on earth is better.

    ¿Llegaste a Amsterdam a lomos de Clavileño?

    Besos.

  2. Brenda Says:

    qué gran viaje! si no hubiéramos entrado en ese coffee shop el viaje hubiera sido completamente diferente y no lo recordaríamos así… Frases para la historia… “Patri por favor!!!!!!!!!!!!!”; (la mejor sin duda!!!!!); “Pero tú de qué te ríes”; “Yo de nada y tú?”; “Oye Patri estás despierta?” jajajajajajajaajjaa

    Por cierto… te has olvidado del olor de la tienda de chocolate ummmmmmmmmmmmmmmmmm

  3. altisidora Says:

    He añadido lo del olor de la tienda de chocolates! Está claro que si no hubiésemos entrado en el coffee-shop “Andalucía” el viaje habría sido muy diferente…y, probablemente, menos interesante!

    Frases para la historia: “Patri por favooooorrrrrrrr”

  4. dicybug Says:

    Hola alti,
    mi opinión: consumir drogas es una imbecilidad. Hacerlo una vez es ser imbécil, muy imbécil, una vez. Todos hacemos idioteces, pero ésa es demasiado peligrosa. No te estoy llamando imbécil: es mi opinión en general, la que me aplico a mí mismo. Y lógicamente no quisiera que la gente a la que aprecio tontease con algo tan absurdo.

    No te lo tomes a mal, ¿ok? :mrgreen:

    ¿Para qué? ¿A quién beneficia meterse cosas raras en el cuerpo? Al delincuente que se forra destruyendo vidas. Cuanto más se consume más rentable les es seguir traficando.

    Por lo demás, no es que en las cosas malas también haya cosas buenas, porque a menudo no lo hay. Lo bueno está siempre en nosotros, en las ganas que tenemos de vivir y de ser felices, en nuestra capacidad de ser fieles a unas ideas, principios o forma de vivir que nos parecen nobles. Ahí está la fuerza para salir de los malos momentos. A eso podemos aferrarnos siempre, pase lo que pase. Fallarnos a nosotros mismos es lo único que no podemos perdonarnos. Si los demás nos fallan, es su problema.
    Un abrazo

  5. Brenda Says:

    por cierto… propongo un post de frases para la historia… del viaje a sicilia iban a salir mil… airrrrrrrrrrrrrrrrrr i´m like de airrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s