Las Cosas De Altisidora

Todas estas malandanzas te suceden, empedernido caballero, por el pecado de tu dureza y pertinacia; y plega a Dios que se le olvide a Sancho tu escudero el azotarse, porque nunca salga de su encanto esta tan amada tuya Dulcinea, ni tú la goces, ni llegues a tálamo con ella, a lo menos viviendo yo, que te adoro.

La curiosidad de un periodista no tiene límites 08/02/2009

Me refiero a un verdadero periodista, el que lo es por auténtica vocación, ese que, desde casi que tenía uso de razón, con lo único que soñó fue con ser estrella de las ondas, busto parlante del telediario, colaborador de El Larguero, radiar partidos del Betis (o del equipo que cada quien prefiera), escribir en El País, ser corresponsal en Nueva York, dar la noticia del siglo en exclusiva, luchar por la libertad de información y de prensa en paises donde esto brilla por su ausencia, convertirse en Woodward, ¡o en Bernstein!, haber estado en el Congreso el 23-F, tener a su propio “garganta profunda” (informante del Watergate…nada que ver con el porno), haber sido profesional de los medios durante la primera guerra televisada (la del Golfo), terminar escribiendo una novela de éxito, entrevistar a grandes figuras de la política, las artes…lo que sea, ser jefes de prensa de cualquier cosa…etc.

La curiosidad de estos periodistas de vocación no conoce fronteras, límites…¡nada!. Y por eso hay que tener cuidado con ellos porque, al final, te descubren.

¡A disfrutar de la curiosidad y el cotilleo!

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s