Las Cosas De Altisidora

Todas estas malandanzas te suceden, empedernido caballero, por el pecado de tu dureza y pertinacia; y plega a Dios que se le olvide a Sancho tu escudero el azotarse, porque nunca salga de su encanto esta tan amada tuya Dulcinea, ni tú la goces, ni llegues a tálamo con ella, a lo menos viviendo yo, que te adoro.

El Hilo Rojo 08/02/2009

Filed under: Pensamientos Profundos — altisidora @ 19:34
Tags: , , , , , ,

Cuenta la leyenda anónima oriental que un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, a pesar del tiempo, a pesar del lugar, a pesar de las circunstancias. Ese hilo rojo puede tensarse o enredarse, pero nunca podrá romperse.

Así, un hilo rojo se extiende, desde sus nacimientos, entre dos personas para las que está escrito que existirá algún tipo de vinculación afectiva en algún momento de sus vidas y que implica que se conocerán, tarde o temprano, porque el hilo puede tensarse mucho pero, en algún momento, la fuerza del vínculo hará su aparición destensando ese hilo. Porque, al final, todas las personas que tiran de uno de los extremos del hilo, llegarán, irremediablemente, a reunirse. Por lo que no hay que tener miedo a tirar demasiado de él, porque es imposible que se rompa. Pase lo que pase, sea como sea.

De todo esto se deduce que la Leyenda del Hilo Rojo sería algo así como la Fuerza del Destino para los occidentales o las conspiraciones del Universo (para Coelho) aplicadas al amor.

No sé si será cierto eso de que existe, desde que naces, algo que te une, irremediable e irremisiblemente, a alguien: de tu meñique al suyo, de tu corazón al suyo. Desde luego, la historia es preciosa, y un alma romántica anhela creer es algo así…ahora, sólo falta encontrar dónde acaba tu hilo rojo, cuidarlo, mimarlo y disfrutarlo, por supuesto.

Ayer, mientras pensaba en mi hilo rojo me dije a mí misma que me habría encantado que, al otro extremo, estuviese alguien que conocí hace casi 10 años y que siempre ha estado dando vueltas en mi corazón, a pesar de todo, en mayor o menor medida según las circunstancias de mi vida, pero presente, al fin y al cabo. Y todavía hoy le da por revolotear en mi mente a veces, y logra arrancarme una sonrisa porque jamás olvidaré cómo me sentía cada vez que estaba cerca…pero mi hilo rojo no es el suyo, y la verdad es que no me importa: me quedo con lo bueno.

Anuncios
 

One Response to “El Hilo Rojo”

  1. Sandra Herrera Says:

    y te encontraste con tu amor de hace 10 años ahora? bonitas palabras


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s