Las Cosas De Altisidora

Todas estas malandanzas te suceden, empedernido caballero, por el pecado de tu dureza y pertinacia; y plega a Dios que se le olvide a Sancho tu escudero el azotarse, porque nunca salga de su encanto esta tan amada tuya Dulcinea, ni tú la goces, ni llegues a tálamo con ella, a lo menos viviendo yo, que te adoro.

Almendras amargas 08/02/2009

Un buen escritor sabe que la primera frase de un libro debe enganchar al lector. Debe contener las palabras precisas para que desees, con todas tus fuerzas, seguir leyendo. Deberá provocar sensaciones, evocar sentimientos y pasiones, invitar al lector a recordar, sentirse llamado por esas primeras palabras…Y eso fue justo lo que me pasó a mi con el olor de las almendras amargas.

Creo que ya he escrito sobre esto en alguna ocasión pero es que pienso, sinceramente, que la novela que contiene el mejor comienzo de todas las que he leido es El Amor En Los Tiempos del Cólera porque Gabo logró que oliese las almendras mientras me sumergía sin descanso en las páginas que escribió, en esos 51 años de amor sincero y profundo que Florentino profesaba a su Fermina, a pesar de todo, por encima de todo.

He aquí esa maravilla de la Literatura que son las primeras líneas de una novela plagada de romanticismo y sufrimiento por el desamor:

“Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados. El doctor Juvenal Urbino lo percibió desde que entró en la casa todavía en penumbras, adonde había acudido de urgencia a ocuparse de un caso que para él había dejado de ser urgente desde hacía muchos años antes.”

De cualquier forma, para mí, es el olor de la lluvia en primavera lo que me recuerda el destino de los amores contrariados….

Por cierto, es curioso que García Márquez eligiese las almendras amargas como símbolo de esos amores contrariados, porque éstas se caracterizan por su alto nivel de toxicidad, de tal forma que un adulto podría morir ingiriendo 20 almendras amargas, y cuyos síntomas son la asfixia, los mareos, el aumento del ritmo cardíaco, la parada respiratoria y la muerte…casi como perder a un gran amor.

Es como si Gabo nos dijese que el amor contrariado es el más tóxico de todos, porque es aquel que se enquista, no se supera y te consume poco a poco…el mal de amores, en definitiva.

Anuncios
 

6 Responses to “Almendras amargas”

  1. […] pero, realmente, fue así, era así. Por eso, cada vez que huelo la lluvia, me acuerdo de él, como Juvenal con las almendras. Porque todo lo importante está asociado a algún tipo de experiencia sensorial: un sabor, una […]

  2. gokú Says:

    a mi también me cautivo esa manera de empezar la novela y aún más como acaba, toda la vida, dijo.

    • Ramon Escovar Says:

      LO DE LA TOXICIDAD DE LAS ALMENDRAS AMARGAS ES LO QUE QUIERE DESTACAR. EL SUICIDIO POR AMORES CONTRARIADOS.

  3. Marilynn Says:

    Yet another thing I would like to express is that
    as opposed to trying to match all your online degree
    classes on days that you complete work (since the
    majority of people are worn out when they go back home),
    try to obtain most of your classes on the week-ends and only a
    couple courses in weekdays, even if it means a little time off your saturday and sunday.
    This is beneficial because on the weekends, you will be more rested and also concentrated for school work.
    Thanks a lot for the different points I have mastered from
    your weblog.

  4. pablo Says:

    Es el único inicio de novela que me acuerdo de memoria, me encanta, igual que a vos; pero quisiera comentarte que Gabo esconde mas de lo que muestra, resulta que en la intoxicación por cianuro de mercurio , el olor que presenta el paciente (o el cadáver) recuerda a las almendras amargas y eso es de utilidad para el diagnostico, así como por ejemplo en la cetoacidosis diabética el olor recuerda a manzanas rojas y asi otros ejemplos en la medicina.
    Viva Gabo, cada una de sus lineas es un placer supremo del espiritu !
    Tampoco olivdo este que también me gusta muchísimo : “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo” ….MAGISTRAL !!!!! Saludos!!!

    • altisidora Says:

      García Márquez es único iniciando novelas. Eso es incontestable. 🙂 Gracias por los apuntes sobre los olores: muy interesante el tema! Saludos de vuelta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s