Las Cosas De Altisidora

Todas estas malandanzas te suceden, empedernido caballero, por el pecado de tu dureza y pertinacia; y plega a Dios que se le olvide a Sancho tu escudero el azotarse, porque nunca salga de su encanto esta tan amada tuya Dulcinea, ni tú la goces, ni llegues a tálamo con ella, a lo menos viviendo yo, que te adoro.

Extraño fanatismo musical adolescente 07/02/2009

Cuando tenía 13 años mis padres decidieron que estudiase en un colegio de monjas…¡madre mía! Toda la vida estudiando con chicos y ahora, de pronto, me encontraba en plena pubertad y en una clase sólo de niñas que, además, JAMÁS habían estudiado con chicos…una auténtica pesadilla, para qué engañarnos.

Por aquella época, mi primo Antonio, que es tres años mayor que yo, andaba en plena efervescencia adolescente: 16 añitos y un pavo importante que se pasó, gracias a Dios, pronto. Y es que el niño se nos espabiló, en parte por obra y gracia de las monjas (al fin y al cabo, su primita habitaba en el puñetero paraíso: 40 chicas en uniforme de colegiala…casi nada).

A mi primo le dió por el Hard Rock…que luego viró hacia el Heavy Metal…y eso que cuando éramos un poco más pequeños nos volvíamos locos con:

1. La BSO de Grease.

2. La BSO de Fiebre en Sábado Noche y la moda hortera de los Bee Gees (qué bien imitaba mi primo los agudos de los Gibb…probablemente como consecuencia también de la adolescencia, que se cebaba con él).

3. ¡Los New Kids On The Block!

Pero, de pronto, dejó las bandas sonoras, los agudos insoportables y los bailes imitando a Jordan Knight y compañía y se compró un disco de los Guns n’ Roses. Y pasamos de “ah,ah,ah,ah…Stayin’ Alive” al “welcome to the jungle, we’ve got fun n’ games…” y los guitarreos de Slash sin apenas despeinarse.

Siguiente paso: comprar la ropa “adecuada”. Es decir: pitillos vaqueros (madre mía…no entiendo cómo pudo ser tan hortera), el pelo en visible crecimiento (¡si lo tenía más largo que yo!), cadenas, nombre de guerra (el de mi primo era Axl…como Axl Rose, exactamente…) y camisetas con calaveras, pistolas y rosas y demás parafernalia.

Estaba obsesionado con Axl Rose…y gracias a esta obsesión acabamos sabiendo que “Knockin’ on Heaven’s Door” era, en realidad, temazo de Bob Dylan. ¡Y él que pensaba que no había vida (musical se entiende) antes de los Gn’R!

Y yo, como buena preadolescente imitadora enpecé a sentir también cierta pasión por los Gun’s…qué gracioso: metro y medio, apenas un suspirito de niña, con su uniforme gris y azul de cole de niñas bien…y cantando a voces el “Sweet Child O’Mine” por las tardes en casa de mi tía.

[Sweet Child O’Mine]

Por cierto, que así fue como también descubrí que ésa es una de las mejores canciones de la historia: todo un himno generacional que empieza con uno de los grandes riffs de la música…impresionante.

Luego vinieron los dos Use Your Illusion, más grandes canciones como “November Rain”, “Don’t Cry”, “Patience”, “Comma”, “Civil War”…y es que a Axl le dió por los temas de 6 minutos (si McCartney puede…¿por qué él iba a ser menos? Al fin y al cabo, era un ególatra de cuidado).

guns_n_roses

Y mientras mi primo Antonio seguía posicionándose cada vez más al límite y endureciendo sus gustos musicales (Iron Maiden y Metallica fueron los primeros, pero después la cosa se puso hardcore con Blind Guardian, Manowar, Sepultura, Pantera…y mogollón de grupos que a mí me resultaban insoportables de escuchar durante más de 2 minutos) a la vez que cubría las paredes de su dormitorio con posters de “Eddie” (sí, la “mascota” de Iron Maiden…a mí me daba yuyu entrar en su cuarto), yo seguía con los Gn’R, me aficionaba a Aerosmith y caí en la trampa adolescente de los grupetes de tíos buenos que hacen pop hipercomercial y llenan las paredes (rosa) de dormitorios adolescentes con sus caritas angelicales.

Pero la pasión por Axl y sus chicos seguía ahí, acompañándome. Y fue mi otro primo, Sergio, en que me siguió en la aventura. El hermano ya nos había abandonado irremediablemente por el Metal a lo bestia…y era nuestro deber mantener vivo el espíritu del Rock duro.

Así que por la mañana llevaba uniforme de colegio y por la tarde vestía (es un decir, porque no lo hacía con frecuencia, que siempre he sido bastante pija) camisetas de Gn’R. Que, por cierto, después de aquello sólo ha habido un grupo del que haya lucido camisetas: los Rolling Stones, cosa que hago actualmente, pero porque es indudable que es muy cool llevar la lengua en el pecho de una treintañera reciente que, a su gusto eterno por el Soul, ha unido, desde hace un año, la pasión por el Pop-Rock “modernito” y los grandes clásicos.

Nunca es tarde si la dicha es buena…

Por cierto, Axl, seguía, mientras tanto, acrecentando su megalomanía. Hasta que logró cargarse al grupo y, de paso, la carrera de todos (Slash tocando con Marta Sánchez, Axl buscando nuevos integrantes para el grupo…), pero siguen siendo grandes (antes del Spaghetti Incident, por supuesto) y yo aún guardo parte de mi extraño fanatismo musical adolescente a buen recaudo. Es más: aún escucho a los Gn’R y “Sweet Child O’Mine” siempre será una de mis canciones preferidas.

[Don’t Cry]

Talk to me softly
There is something in your eyes
Don’t hang your head in sorrow
And please don’t cry
I know how you feel inside I’ve
I’ve been there before
Somethin is changin’ inside you
And don’t you know

Don’t you cry tonight
I still love you baby
Don’t you cry tonight
Don’t you cry tonight
There’s a heaven above you baby
And don’t you cry tonight

Give me a whisper
And give me a sign
Give me a kiss before you
tell me goodbye
Don’t you take it so hard now
And please don’t take it so bad
I’ll still be thinkin’ of you
And the times we had…baby

And don’t you cry tonight
Don’t you cry tonight
Don’t you cry tonight
There’s a heaven above you baby
And don’t you cry tonight

And please remember that I never lied
And please remember
how I felt inside now honey
You gotta make it your own way
But you’ll be alright now sugar
You’ll feel better tomorrow
Come the morning light now baby

And don’t you cry tonight
And don’t you cry tonight
And don’t you cry tonight
There’s a heaven above you baby
And don’t you cry
Don’t you ever cry
Don’t you cry tonight
Baby maybe someday
Don’t you cry
Don’t you ever cry
Don’t you cry
Tonight

Anuncios
 

2 Responses to “Extraño fanatismo musical adolescente”

  1. […] pantalón pitillo, gracias a Dios, que eso pasó de moda a principios de los 90 cuando Axl Rose era lo más grande que había dado el rock duro (para mí al […]

    • juancito achucarro Says:

      cuando va a entender la gente que guns n’ roses no es rock ,es un intento de rock (comercial) en definitiva es glam, son nenitos con caras bonitas que se la dan de pesados…son solo seudos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s